Thursday, March 21st, 2019
14 C
algo de nubes
Madrid
humidity: 26%
wind: 2 m/s NE
H16 • L13
Fri
13 C
Sat
16 C
Sun
17 C
Mon
17 C
Tue
13 C
HomeOpiniónJesús Corona Osornio

Columna El acento

Tw: @coronaoso

 

Extrañas formas de López Obrador, para gobernar

 

Por Jesús Corona Osornio

 

La llegada de López Obrador a la Presidencia en México, las formas y los fondos no han sido lo que durante décadas significaron en la relación simbólica entre Gobiernos y gobernados.

 

López Obrador quedó mal acostumbrado a ser candidato de oposición, disruptivo y reiterativo, muy reiterativo en su discurso anticorrupción. Sin explicar cómo combatiría la corrupción, su discurso se fundamentó en las suposiciones, acusaciones sin pruebas, y las calumnias.

 

Cada campaña lo mismo, sus dichos, la mafia del poder, y ya Presidente, la acusación pública, la falsedad y las verdades a medias, López confundido entre la moralidad y la legalidad, entre la religiosidad y las conductas públicas, autoritario e irreflexivo.

 

Pero es en realidad un discurso planeado y bien pensado o es producto de las ideas sueltas y ocurrencias de un político que hoy por hoy, en México tiene un poder casi omnipotente, los indicios son, que López Obrador ya tenía trazado un plan de gobierno, que ahora simplemente aplica, sin dejar de observar que algunas acciones son decididas al momento.

 

Las extrañas formas de gobernar de López Obrador incluyen la generación de conflictos y un preocupante autoritarismo, no guarda protocolos que uno supondría, por su investidura debería respetar, ataca desde su investidura como Presidente a personajes que no se sujetan a sus destinos, principalmente a quienes conforman los organismos independientes o autónomos, atacó a los miembros del Poder Judicial para imponer su tergiversada idea de lo que es la austeridad.

 

López Obrador, ha impuesto, sin respeto alguno a nadie, su austeridad, y trata de imponer sus conceptos morales; característico de su gobierno es otorgar nombramientos a sus leales aunque no reúnan los requisitos de ley, López busca en sus Senadores y Diputados que modifiquen lo que sea necesario para imponer a sus leales. Con mayoría en ambas Cámaras, sin oposiciones, sin nadie que le plantee cara, sale a la plaza pública a seguir en campaña, a repartir dinero y conformando su clientela electoral.

 

En su visión extraña de lo que es México pretende desaparecer a las Organizaciones de la Sociedad Civil, no cree que se deba atender la voz de los especialistas, no reconoce a la Ciencia, en su ignorancia solo ve la manera de imponer, por los medios que fueren necesarios, sus limitadas ideas de gobierno, que no por limitadas dejan de ser peligrosas para la democracia mexicana.

 

Las oposiciones, pasmadas y reducidas, sólo buscan la manera de sobrevivir, y están tan desconcertadas, que únicamente atinan a balbucear alguna que otra cosa, sin poder impactar en la sociedad y despertar conciencia, López Obrador, sabe bien lo que dice y cómo decirlo, en sus conferencias de prensa, reitera una y otra vez el mensaje que quiere posicionar, no importa si le lleva semanas o un par de meses, el objetivo se alcanza, un gran manejo de redes, uso de grupos de WhatsApp que diseminan el mensaje del Señor Presidente, cientos de jóvenes conforman ejércitos en el Twitter, en Instagram, Snapchat, y Facebook.

 

Luego de la Conferencia de López Obrador se reúnen y comienza la batalla de las redes, si hay gira y el discurso lo amerita, nuevamente se reúnen y comienza el nuevo posicionamiento, el Director de Comunicación Jesús Ramírez es el gran articulador, o cuando menos es el más visible.

 

Muchas personas piensan que López Obrador, es improvisado, ocurrente y hasta ignorante en diversos temas, están equivocados, el ciudadano Presidente, es entrenado, es articulado, pareciera lo contrario, pero hasta su acento es muy cuidado, técnicas de oratoria explotando su personalidad y hasta ese reconocimiento “sincero” de su terquedad, son aprendidos.

 

México en temas de aplicación de la Economía como ciencia para el desarrollo nacional, sufre un gran retroceso, López Obrador y su idea de un Estado centralista y benefactor muy de la década de los setentas, Estado nacionalista augura un grandísimo fracaso para el agro, creer que un país puede generar su autosuficiencia alimentaria, es un error que pagaremos los ciudadanos de este País.

 

La cancelación del Nuevo Aeropuerto, fundamentado en mentiras y su empeño de hacer tres aeropuertos, será una de las equivocaciones más grandes y onerosas para México, y a pesar de todo eso, siguen según encuestas, con promedios de aceptación del 80 por ciento.

 

El fenómeno López Obrador y su luna de miel con sus electores, pronto acabará y su caída será tan honda, como elevada su popularidad, será vertiginosa, su autoritarismo no le aporta, le resta, veremos dentro de unos meses, al cumplir un año de su mandato una baja y de ahí en adelante.

 

El desprecio hacia las Organizaciones de la Sociedad Civil, tendrá costos para su popularidad y se reflejará en su toma de decisiones, su discurso anticorrupción, pronto se gastará y tendrá que buscar otro apalancamiento, lo que el Señor López proclama su lucha frontal contra la corrupción no ha tenido consecuencias jurídicas para nadie, y eso tendrá un precio que le aplicará el electorado en las elecciones intermedias del 2021.

 

Extrañas formas de gobernar de López Obrador, el ciudadano que Preside México, extrañas formas de hacer política, amedrentando desde la plaza pública a sus adversarios, extrañas formas de su discurso, con citas bíblicas, religiosas y Morales, extraños mensajes de quién se dice Juarista, pero no respeta la laicidad, extrañas formas de gobernar aplicando el Estado de Derecho a su conveniencia.

 

Sin dudas aún tendrá apoyo popular, has social, sin dudas tendrá clientela electoral por un tiempo, pero los errores tienen costo y la suerte caducidad.

 

Please follow and like us:
0
No comments

leave a comment