Wednesday, December 19th, 2018
9 C
bruma
Madrid
humidity: 81%
wind: 4 m/s SSW
H10 • L8
Thu
6 C
Fri
7 C
Sat
6 C
Sun
9 C
Mon
9 C
HomeOpiniónChristián Gutiérrez

Consultor político y en comunicación, con estudios en ciencia política, neuromarketing y derecho.

@christian_gtz

Columna Esfera Pública

El México que recibirá López Obrador

 

Por Christián Gutiérrez

 

Restan cuatro días para que Andrés Manuel López Obrador se convierta en el nuevo Presidente de México, aunque en los hechos, ya lo es.

Extrañamente el actual Presidente, Enrique Peña Nieto, decidió bajar la cortina de su gobierno desde el mismo momento en el que López Obrador ganó las elecciones el pasado 1° de julio. ¿Por qué lo hizo? No se sabe, pero sin una razón de por medio, el actual titular del Poder Ejecutivo decidió dejar la toma de decisiones de interés público, a quien en próximos días asumirá la titularidad del Ejecutivo nacional.

Sin duda esto ha permitido observar el estilo personal de gobernar de López Obrador. Este personaje, ha mostrado una máscara democrática y un discurso democrático, tendiente hacia la gobernanza, sin embargo, también ha dejado ver rasgos de ser un autócrata que no estará dispuesto a ceder un centímetro a chantajes de grupos de presión y de interés.

Así se ha mostrado López Obrador, pero las cosas no serán tan sencillas para el nuevo Presidente. A cuestas, llevará un sistema político y uno económico que durante casi 40 años ha operado bajo la lógica de cooptar corporativamente a sindicatos, grupos de interés y de presión, para recibir de estos apoyo electoral; y bajo los dictados de organismos internacionales como el Banco Interamericano de Desarrollo (BID), el Banco Mundial (BM) y la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE).

En materia de economía y finanzas públicas, México ha seguido un modelo de liberalismo económico con un pretendido rostro social y tendiente a la regulación, ya que por años los oligopolios empresariales echaron raíz en el país y la “economía liberal de amigos”, enriqueció a pocos y empobreció a millones de mexicanos. Pero no solo eso.

Las finanzas públicas del Gobierno federal, encontraron su principal fuente de financiamiento en la energía y en el petróleo mexicano, lo cual ha generado la necesidad en el Gobierno de la República, de incrementar los precios a los consumidores finales de energía e hidrocarburos, porque durante más de tres décadas, las empresas que duopolizaron la industria de energía e hidrocarburos, fueron empresas del Estado. Petróleos Mexicanos (PEMEX) y la Comisión Federal de Electricidad (CFE), fueron y continúan siendo las empresas más importantes, que inyectan recursos a las arcas del Gobierno Nacional para su operación.

Esta lógica de tomar dinero del Estado mexicano para inyectarlo a la burocracia del Gobierno federal, ha traído serios problemas, sobre todo, porque la Federación se ha visto en la necesidad de operar una política fiscal centralizadora. Es decir, las 32 entidades de la República Mexicana y los más de 2 mil 500 municipios del Estado mexicano, han tenido que soportar el hecho de que el Gobierno central les distribuya muy pocos recursos financieros, dejándolos con la pesada loza que significa la política y la economía de antaño y sin fuerza para responder a problemas sociales del presente.

Como ejemplo, está lo que sucedió el día 26 del presente mes y año, cuando el Gobernador de Michoacán de Ocampo, Silvano Aureoles Conejo, “regreso al Gobierno Federal, los servicios de educación pública básica y del subsistema de escuelas normales de la entidad”. Es decir, este gobierno estatal, manifestó no poder solventar económicamente lo que cuesta el subsistema y decidió reintegrarlo a quien originariamente tiene la responsabilidad: el Gobierno Federal.

Como este ejemplo, seguramente se verán más a lo largo de los días y meses por venir y esta es una de las circunstancias que deberá afrontar el nuevo Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. El nuevo Presidente de México, recibirá un sistema político tendiente al colapso en varias regiones del país y ésto, sin ser el responsable directo. De hecho, le estarán heredando un Sistema Político del que abusaron los que gobiernan actualmente y quienes lo han hecho en los últimos 40 años.

Lo paradójico de esta herencia maldita, es que en su equipo de Gobierno hay personajes que han sido gobernantes en estas décadas; él mismo lo ha sido. Está a punto de recibir el Sistema Político que el mismo aprovechó como escalera para llegar a la cumbre.

Please follow and like us:
0
No comments

leave a comment