Saturday, January 23rd, 2021
4 C
cielo claro
Madrid
humidity: 93%
wind: 4 m/s SSW
H4 • L3
Sun
9 C
Mon
12 C
Tue
11 C
Wed
11 C
Thu
11 C
HomeOpiniónFélix de Azúa

FÉLIX DE AZÚA

Escritor español. Miembro de la Real Academia Española. Columnista de El País. Ganador de múltiples reconocimientos, entre ellos el Premio Herralde de novela y el Premio César González-Ruano de periodismo.

 

Una invitación

  • Emprendamos las vacaciones anulando la vida pública española, ese sumidero de ideólogos incompetentes

 

Me voy de vacaciones, como todos ustedes. Bueno, no como todos, porque mis vacaciones son una quimera. Los escritores no dejamos de trabajar nunca. Incluso cuando estamos inmóviles en una hamaca y parecemos muertos o zumbados seguimos moviendo engranajes y polipastos en el cerebro. La nuestra es una actividad que ha de parecerse a la de los científicos, aunque con menos empaque social.

 

Ha sido un año políticamente nulo. El Gobierno no ha existido durante meses y cuando ha empezado a respirar no ha dado un solo paso para remediar la corrupción galopante y el golpe de Estado catalán. Ambos están destruyendo el país. Es cierto que se ha encarcelado o imputado a un buen número de sabandijas, pero los ciudadanos esperamos un compromiso público, un discurso de ideas, a lo Macron, que indique cuál va a ser el camino que emprenda Rajoy, si es que ve alguno. No es Churchill, claro.

 

Por parte de la izquierda el balance es aún peor. Los socialistas continúan su asombroso suicidio cada vez más liados con filofascistas maduros, etarras, populistas y separatistas, en una severa traición contra los principios morales del socialismo. Todo por codicia y vanidad. Menos mal que nos queda Ciudadanos, porque, si no, no habría a quien votar. Es tan negativo el balance que el Gobierno del PP no llegará a cumplir los dos años de gobierno. El acoso será feroz.

 

Emprendamos, pues, las vacaciones anulando la vida pública española, ese sumidero de ideólogos incompetentes. Dediquémonos a nosotros mismos de modo absoluto. Así, a lo mejor, a la vuelta de vacaciones mantenemos el egoísmo radical que es la base misma de la democracia (no os fiéis de filántropos y filántropas) y en las próximas elecciones los mandamos a hacer cursillos.

El País/CH

previous article
next article
No comments

leave a comment