Sunday, August 14th, 2022
25 C
cielo claro
Madrid
humidity: 38%
wind: 4 m/s SW
H27 • L23
Mon
28 C
Tue
27 C
Wed
26 C
Thu
26 C
Fri
27 C
HomeCONEXION HISPANOAMÉRICAFitch revisa calificación de México a negativa

Fitch revisa calificación de México a negativa

La calificadora estadounidense Fitch Ratings afirmó la calificación de largo plazo en moneda extranjera de México en ‘BBB+’ y revisó la Perspectiva de calificación a negativa desde estable.

 

La revisión de la perspectiva a negativa refleja el deterioro en el balance de los riesgos que enfrenta el perfil crediticio de México, asociados a un posible ambiente de incertidumbre y deterioro en las políticas bajo la próxima administración, así como a riesgos crecientes de pasivos contingentes para el soberano provenientes de Petróleos Mexicanos (PEMEX), frente a un escenario de desempeño económico persistentemente débil en relación con el de sus pares.

 

Aunque Fitch espera que la próxima administración continúe apoyando los aspectos fundamentales del marco de política macroeconómica –disciplina presupuestaria y autonomía del Banco de México (Banxico)–, persisten los riesgos relacionados con la postura fiscal del gobierno entrante.

 

Además, existe el riesgo de que el seguimiento de reformas aprobadas previamente, por ejemplo, del sector energético, se estanque y que otras propuestas den como resultado una inversión y crecimiento menores que los estimados por Fitch.

 

La decisión de cancelar la construcción del nuevo aeropuerto de Ciudad de México manda una señal negativa a los inversionistas. Propuestas de grandes inversiones de capital de la empresa petrolera estatal, PEMEX, cuyo balance general y perfil crediticio individual han estado bajo presión (razón por la que Fitch revisó la perspectiva de la compañía a negativa), se suman a los riesgos al alza para el soberano relacionados con pasivos contingentes.

 

Para la calificadora norteamericana, la elección de Andrés Manuel López Obrador como presidente en julio, con un compromiso fuerte para combatir la corrupción, promete un cambio significativo en las prioridades de las políticas y una forma de gobierno diferente.

 

“Morena, el partido de López Obrador, formado recientemente como una coalición diversa de grupos políticos, obtuvo la mayoría en ambas cámaras del congreso, el cual inició sus funciones en septiembre; lo anterior fortalece la capacidad de López Obrador para empujar su agenda”.

 

El presidente electo López Obrador tomará posesión el próximo primero de diciembre, y la agencia espera que el próximo gobierno presente el presupuesto de 2019 a mediados de diciembre, junto a un plan de mediano plazo.

 

“Este contempla un requerimiento de endeudamiento del sector público de 2.5% del PIB. En una declaración reciente, el equipo de transición informó que el presupuesto de 2019 buscaría un superávit primario del sector público no financiero de 0.8% del PIB en dicho año”, añadió.

 

La próxima administración también ha prometido no aumentar impuestos durante los primeros tres años de gestión. La ley de responsabilidad fiscal limita el aumento del gasto público, pero esta puede cambiar.

 

“Sin embargo, podría resultar difícil incorporar en el marco presupuestario algunas promesas señaladas en el manifiesto de Morena y que han sido discutidas por el equipo de transición, por ejemplo, incrementar las transferencias sociales y las pensiones”, subrayó la consultora.

 

VIGILANCIA CON PEMEX

Su costo podría exceder el monto de los ahorros propuestos, por ejemplo, derivados de la restricción de transferencias a los estados y el recorte de programas sociales ineficientes. La propuesta de que PEMEX invierta en una capacidad mayor de refinería, a fin de sustituir las importaciones de gasolina, podría implicar un endeudamiento más alto y mayores pasivos contingentes para el gobierno.

 

 

La producción petrolera, dominada por la compañía estatal PEMEX, ha seguido en declive durante 2018, desafiando las expectativas de que se estabilizaría. El equipo de transición ha estado revisando los contratos firmados con compañías petroleras privadas y ha dado mensajes contradictorios acerca de la reforma energética, la cual permite que este tipo de compañías tengan un rol más relevante en la industria a cambio de mayor inversión y producción.

 

“Una subasta de licitaciones para sociedades conjuntas (joint ventures) con PEMEX fue pospuesta para febrero de 2019 y será una prueba del apetito de los inversionistas”, recordó.

 

Fitch opina que existen riesgos en torno a la estabilización prevista en la producción petrolera que el gobierno supone para 2019, la cual apoyaría el crecimiento; la débil producción petrolera ha pesado sobre el crecimiento en años recientes.

 

En 2017, el sector público no financiero logró un déficit menor que el presupuestado, de 1.1% del PIB. Este desempeño se apoyó en parte en un repunte de las ganancias del banco central en relación con la depreciación del tipo de cambio, aunque el déficit objetivo se alcanzó incluso al excluir estas; el resultado refleja una contracción del gasto de capital.

 

 

Fitch estima que el indicador de deuda general del gobierno caerá a 41% del PIB. La calificadora prevé un déficit del Gobierno Federal de 2.0% del PIB en 2018 y espera que el crecimiento y pequeños superávits primarios continuos produzcan un indicador de deuda en general estable a partir de 2019. Sin embargo, los riesgos para esta proyección se mantienen dada la incertidumbre en materia de política fiscal, proveniente de la próxima administración, y un posible desempeño débil si la incertidumbre política prevalece.

 

CH

No comments

leave a comment