Thursday, August 18th, 2022
15 C
cielo claro
Madrid
humidity: 66%
wind: 2 m/s E
H16 • L13
Fri
27 C
Sat
30 C
Sun
34 C
Mon
29 C
Tue
30 C
HomeClaudia Luna PalenciaClaudia Luna Palencia

@claudialunapale

Economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales.

 

La relevancia del Meridiano

 

Por Claudia Luna Palencia

 

Hay países que desde la crisis del petróleo en la década de 1970, por ser importadores dependientes de crudo, optaron por adelantar una hora sus relojes con la finalidad de ganar más en luz solar y tener durante el día menos tiempo encendida la luz artificial.

 

 

Comenzaron con el horario de verano: Alemania en 1916, España en 1974, Francia en 1976 y Portugal en 1977, poco a poco se fueron sumando otros países europeos en la medida que avanzaba la integración comercial, económica y de inversiones.

 

 

Se hizo entonces necesario evitar la diferencia en logística en los medios de comunicación, en redes de transportes de mercancías, itinerarios de trenes, barcos y vuelos; así, en 2001, la UE estableció una normativa común en la que fijó –por el bien del mercado interior- tanto las fechas como las horas en toda la UE para favorecer la hora de verano y la hora de invierno.

 

“La Comisión Europea armonizó con la Directiva Europea 2000/84/CE la fecha de inicio del cambio al horario de verano, que en un principio cada país decidía entre marzo y abril, para evitar desajustes como el que afectaba a los horarios de los trenes que cruzaban Europa”.

 

A nivel mundial, de los 194 países existentes, únicamente el 40% aplica el adelanto en verano y posterior retraso en invierno; en Canadá llevan más de un siglo haciéndolo y México se adhirió a esta  práctica en 1996.

 

 

No obstante, en América del Sur, no ha suscitado interés como tampoco en África ni todos en Asia, de hecho Bangladesh lo aplicó de 2009 a 2010 pero lo derogó debido a su impopularidad.

 

Algunos países su situación es mucho más compleja respecto de la hora solar  y la hora oficial en torno a su huso natural, es el caso de España, que espera –una vez suprimido el cambio de horario a partir de 2019- volver a cronometrarse a un ritmo más acorde con su posición geográfica.

 

Desde el 2 de mayo de 1942 durante el régimen del dictador Francisco Franco, el país ibérico sumó una hora más, ese día las once de la noche pasó a ser justo las doce en punto.

 

De esta forma, España ha seguido el horario de Alemania, con todo y los reajustes de verano/invierno está  sincronizada al marcapasos de Europa Central cuando su posición geográfica está en Europa Occidental y debería ir sincronizado con Portugal y Reino Unido.

 

En Europa persisten tres husos  horarios: el de Europa Occidental, el de Europa Central y el de Europa Oriental. Ello implica que, por ejemplo, en España exista “una hora de adelanto con respecto al sol de invierno y  dos horas en verano”.

 

Se tiene entonces el siguiente desfase respecto del Meridiano de Greenwich (GMT, por sus siglas en inglés): “Reino Unido, Irlanda y Portugal se colocan en horario GMT, mientras que España, Austria, Bélgica, la República Checa, Dinamarca, Francia, Alemania, Hungría, Italia, Luxemburgo, Malta, Polonia, Eslovaquia, Eslovenia, Suecia, Croacia y Holanda mantienen sus relojes a GMT+1. Por su parte, Bulgaria, Chipre, Estonia, Finlandia, Grecia, Letonia, Lituania y Rumanía adelantan la hora a GMT+23”.

 

A COLACIÓN

 

¿Qué es el Meridiano de Greenwich? Se trata de una medida estándar de tiempo que refiere “al tiempo solar medio”, en 1972 surgió el Tiempo Universal Coordinado (UTC, por sus siglas en inglés) con la justificación de ser más preciso para medir el paso del tiempo utilizando “la definición atómica” de segundo.

 

En el globo terráqueo, en un mapamundi, se aprecia además los 24 husos horarios divididos por líneas donde figura además el Meridiano; es importante porque es el referente para calcular las diferencias horarias entre cada punto del planeta y permite medirlo en grados y latitudes.

 

El gobierno del presidente Pedro Sánchez ordenó la creación de una comisión de 14 investigadores para estudiar qué le conviene más al país ibérico tras la supresión de la obligatoriedad estacional verano/invierno a partir de 2019.

 

 

La intención es privilegiar la racionalización de horarios laborales, evaluar la conveniencia de permanecer uniformados con Alemania-Europa Central y analizar cuál sería el impacto en los colectivos más vulnerables de quedarse con una hora menos o más en momentos que el precio de la electricidad alcanza su precio más elevado.

 

 

 

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales.

Post Tags
previous article
next article
No comments

leave a comment