Tuesday, January 22nd, 2019
6 C
nubes rotas
Madrid
humidity: 87%
wind: 3 m/s SSW
H6 • L5
Wed
10 C
Thu
11 C
Fri
11 C
Sat
9 C
Sun
7 C
HomeClaudia Luna PalenciaClaudia Luna Palencia

@claudialunapale

Economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales.

 

Dos quebraderos de cabeza para AMLO

 

Por Claudia Luna Palencia

 

En una columna reciente, el prestigiado columnista y periodista, Carlos Ramírez subrayó con todo acierto que, si 2018 fue un año difícil, muy lamentablemente éste que recién inicia será complicadísimo tan económica como políticamente hablando.

 

Cabe subrayar que entre los estudios de análisis geopolítico no hay uno que sea optimista en la materia para 2019, y México tendrá que lidiar con dos retos acuciosos: 1) La corriente migratoria ilegal desde Centroamérica que pondrá a prueba desde la fortaleza institucional hasta la capacidad de gestión del nuevo gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador.

 

El Acuerdo de Marrakech signado el 10 de diciembre pasado por más de 150 países es un documento de mínimos para garantizar un trato digno y humanitario a las personas migrantes y solicitantes de asilo y acogida.

 

Tanto Estados Unidos como otros países de Europa del Este rechazaron firmarlo y acogerse a él, en cambio México sí lo hizo y aunque el presidente mexicano tiene la intención de ofrecer visados humanitarios y en muchos casos dar trabajo, la realidad es que el otro lado de la frontera es el metamercado.

 

El problema puede convertirse en un verdadero dolor de cabeza para las buenas intenciones del gobierno de MORENA, de acuerdo con estimaciones del Colegio de la Frontera Norte, desde 2015 el flujo anual ilegal de internamientos de personas desde Guatemala, Honduras y El Salvador tiene una media de 350 mil personas y con una tasa de migración cero en Estados Unidos implica que la gran mayoría de los inmigrantes ilegales (al menos un 45% son menores de edad muchas veces solos) al no poder cruzar allende la frontera permanecen entonces en México.

 

El otro gran desafío pasa por el entendimiento con Estados Unidos, sus lazos históricos, comerciales y de vecindad, además de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN).

 

Finalmente rebautizado como el Acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (USMCA) y signado oficialmente el 30 de noviembre de 2018 durante el marco del G20 en Buenos Aires, Argentina; todavía falta el visto bueno de los respectivos congresos de los tres países.

 

Tras perder la mayoría absoluta en la Cámara de Representantes, Trump y los republicanos quedan supeditados a la mayoría demócrata (el Senado sigue bajo control republicano) cuya lideresa Nancy Pelosi ya advirtió que del todo no pasarán como está el USMCA. Parece más una afrenta al inquilino de la Casa Blanca que contra Canadá y México.

 

Se han dejado además pendientes en el nuevo acuerdo, por ejemplo, los productores de acero y aluminio de Canadá y México perdieron los beneficios del TLCAN y sus importaciones a la Unión Americana quedaron sancionadas con el 25% y el 10%, respectivamente. El nuevo acuerdo los deja fuera considerados como una industria que “provoca daños a la seguridad de Estados Unidos”.

 

A COLACIÓN

 

Después está el muro maldito, una pretensión prepotente del presidente Trump, y que paralizó desde el pasado 22 de diciembre una parte del gobierno norteamericano porque el Congreso no aprobó 5 mil 700 millones de dólares para la construcción del muro.

 

Con el presupuesto detenido hay más de 800 mil trabajadores afectados por la obcecación de amurallar 3 mil 180 kilómetros de longitud de la frontera entre los dos vecinos geográficos.

 

Y tal parece que el chantaje del inquilino de la Casa Blanca no terminará en una rabieta temporal, porque está dispuesto a prolongar la parálisis -con la presión laboral y salarial correspondiente- si el Congreso en minoría republicana no le aprueba el dinero para su muro.

 

Ése será un dolor de cabeza para el gobierno del presidente López Obrador con Trump dispuesto a cobrarle la factura a México y convertirla en un constante reproche que mine el entendimiento bilateral.

 

La discusión por el muro le ha costado más de un despido y renuncia en el gabinete al mandatario estadounidense, sin obviar que su promesa de campaña, provocó un distanciamiento con al anterior gobierno del presidente Enrique Peña Nieto.

 

El canciller Marcelo Ebrard trabaja ya en un encuentro este año entre ambos mandatarios, una visita que podría darse en suelo mexicano… del muro hay tantas versiones, la última dibuja una parte con vallas, otra zona monitorizada digitalmente, una más con drones y otra con mayor control policial. Aunque el verdadero muro lo tiene Trump en su cabeza. ¡Bienvenido 2019!

 

Directora de Conexión Hispanoamérica, economista experta en periodismo económico y escritora de temas internacionales.

Please follow and like us:
0
previous article
next article
No comments

leave a comment