lunes, abril 15, 2024

Palabras Más / Voto en el extranjero

"Se vive solamente una vez y nuestros padres hicieron muy mal en educarnos en las tradiciones de la escasez". Carlos Monsiváis Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez En...
spot_img

De esta categoría

InicioCONEXION HISPANOAMÉRICAArm saldrá a bolsa y genera interés de inversores

Arm saldrá a bolsa y genera interés de inversores

Amazon, Apple, Samsung, Nvidia e Intel podrían convertirse en inversores clave de la salida a Bolsa de Arm, la empresa propiedad de Softbank cuyos diseños de chips están en el corazón de la mayoría de los teléfonos móviles que se venden en el planeta. La compañía, nacida en Reino Unido, planea debutar en Bolsa en septiembre y apunta a una valoración de hasta 70.000 millones de dólares, lo que la convertiría en una de las OPI más importantes de la historia en el sector tecnológico.

Según The Verge, la empresa de diseño de chips planea vender participaciones a algunos de sus principales clientes, entre los que se encuentran los citados titanes tecnológicos para reforzar sus vínculos con ellos y aumentar el atractivo de su estreno bursátil. El medio estadounidense se hace eco de una información de Nikkei Asia que apunta que Apple, Samsung, Nvidia e Intel también planean comprar participaciones en Arm cuando salga a Bolsa el próximo mes.

Reuters y Bloomberg aseguran, por su parte, que Amazon negocia unirse a esas otras tecnológicas como otro inversor clave. Según fuentes anónimas conocedoras de las negociaciones consultadas por Bloomberg, el acuerdo podría concluir con una recaudación de hasta 10.000 millones de dólares. Arm habría mantenido también conversaciones con otros gigantes tecnológicos, como Alphabet, según Reuters. Ninguno de estos inversores obtendría un puesto en su Consejo de Administración ni tomaría el control de la empresa.

Nikkei Asia añade que Arm venderá participaciones a cada una de estas compañías para ayudar a estabilizar el precio de sus acciones. El diseñador de chips anunció sus planes de salir a Bolsa el año pasado después de que fracasara el acuerdo para vender ARM a Nvidia por 40.000 millones de dólares en 2022 como consecuencia de las objeciones de los reguladores de EE UU, Reino Unido, UE y China, que pensaban que la operación daría un exceso de poder a Nvidia en el estratégico sector de los chips.

En una entrevista con Decoder en septiembre pasado, el CEO de Arm, Rene Haas, aseguró que tomó la decisión de salir a Bolsa cuando la compañía “empezó a girar hacia otros mercados”, como la licencia de diseños de chips para productos de computación en la nube. Haas no quiere depender del negocio de los dispositivos electrónicos de consumo, como los smarpthones, sino apostar por tomar un papel protagonista en la computación en la nube, la automoción y las plataformas de inteligencia artificial.

En este contexto, encaja la posible participación de Amazon en Arm, pues Amazon Web Services, el negocio en la nube del gigante del ecommerce, fabrica su propio chips de procesamiento, llamado Graviton, utilizando el diseño de Arm.

Arm quiere con su salida a Bolsa aprovechar el interés de los inversores por el negocio de los chips ligados a la inteligencia artificial, la cual demanda mucha más capacidad de computación para entrenar modelos de IA. La compañía planea vender sus acciones en el Nasdaq, buscando recaudar entre 8.000 y 10.000 millones de dólares, según aseguraron a Reuters personas familiarizadas con la operación. De cumplirse, sería la cifra más alta desde que Facebook recaudara 16.000 millones en 2012.

La compañía afrontará nueva competencia de cara a futuro. Según informó Bloomberg hace unos días, Qualcomm, NXP Semiconductors y otros fabricantes de chips, entre ellos Nordic Semiconductor, Robert Bosch e Infineon, están formando una nueva empresa para acelerar el desarrollo de la arquitectura RISC-V para el diseño de chips, un estándar que podría desafiar la tecnología casi omnipresente de Arm.

Este movimiento amenaza con abrir una nueva batalla en la industria de los semiconductores. Y es que crece la preocupación entre los fabricantes de chips sobre la dependencia excesiva de la tecnología Arm, omnipresente en los teléfonos inteligentes y que ahora se está expandiendo rápidamente a dispositivos más grandes, centros de datos y a la industria automotriz. Con información de Marimar Jiménez/Cinco Días.                  

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva