miércoles, julio 17, 2024

Los multivitamínicos diarios no ayudan a vivir más tiempo

Tomar un multivitamínico diario no ayuda a las personas a vivir más tiempo y, de hecho, puede aumentar el riesgo de una muerte prematura,...
spot_img

De esta categoría

InicioSALUD Y BIENESTAREl autismo podría diagnosticarse con una muestra de heces

El autismo podría diagnosticarse con una muestra de heces

Los científicos han aumentado las esperanzas de una prueba barata y simple para detectar el  autismo después de descubrir diferencias consistentes entre los microbios que se encuentran en los intestinos de las personas autistas y las que no tienen la afección.

El hallazgo sugiere que una prueba rutinaria de muestra de heces podría ayudar a los médicos a identificar el autismo temprano, lo que significa que las personas recibirían su diagnóstico y, con suerte, apoyo, mucho más rápido que con el largo procedimiento utilizado en las clínicas hoy en día.

«Por lo general, se necesitan de tres a cuatro años para hacer un diagnóstico confirmado de sospecha de autismo, y la mayoría de los niños son diagnosticados a los seis años», dijo el profesor Qi Su, de la Universidad China de Hong Kong. «Nuestro panel de biomarcadores del microbioma tiene un alto rendimiento en niños menores de cuatro años, lo que puede ayudar a facilitar un diagnóstico precoz».

Las tasas de autismo se han disparado en las últimas décadas, en gran parte debido a una mayor conciencia y una ampliación de los criterios utilizados para diagnosticar la afección. En el Reino Unido y en muchos otros países occidentales, se cree que aproximadamente una de cada 100 personas está en el espectro autista.

Los estudios en gemelos sugieren que entre el 60 y el 90% del autismo se debe a la genética, pero otros factores contribuyen, como los padres mayores, las complicaciones del parto y la exposición a la contaminación del aire o a determinados pesticidas en el embarazo. Los signos de autismo van desde niños que no responden a su nombre y evitan el contacto visual, hasta adultos a los que les resulta difícil entender lo que piensan las personas neurotípicas y se ponen ansiosos si se interrumpe su rutina diaria.

Los científicos saben desde hace mucho tiempo que las personas autistas tienden a tener bacterias menos variadas que viven en su sistema digestivo, pero si esto se debe al autismo de alguna manera, o si en realidad contribuye a la afección, es un tema de debate.

Para profundizar en el rompecabezas, Su y sus colegas analizaron muestras de heces de 1.627 niños de uno a 13 años, algunos de los cuales eran autistas. Revisaron las muestras para ver qué bacterias estaban presentes, e hicieron lo mismo con virus, hongos y otros microbios llamados arqueas.

En un artículo publicado en Nature Microbiology, los investigadores describen cómo los microbios intestinales diferían notablemente en niños con y sin autismo. En total, 51 tipos de bacterias, 18 virus, 14 arqueas, siete hongos y una docena de vías metabólicas fueron alteradas en niños autistas. Armados con el aprendizaje automático, una forma de inteligencia artificial, los científicos pudieron identificar a los niños autistas con una precisión de hasta el 82%, basándose en 31 microbios y funciones biológicas en el sistema digestivo.

El estudio también reveló otros cambios, con varias vías metabólicas involucradas en la energía y el neurodesarrollo aparentemente interrumpidas en los niños autistas.

«Si bien los factores genéticos juegan un papel sustancial en el autismo, el microbioma podría actuar como un factor contribuyente al modular las respuestas inmunitarias, la producción de neurotransmisores y las vías metabólicas», dijo Su. «Esto no implica necesariamente causalidad, pero sugiere que el microbioma podría influir en la gravedad o expresión de los síntomas del espectro autista».

Si el pensamiento de los investigadores es correcto, y la alteración del microbioma afecta a la gravedad del autismo, se plantea la posibilidad de intervenciones personalizadas que utilicen la dieta o bacterias vivas conocidas como probióticos para establecer un microbioma más diverso en las personas diagnosticadas con la enfermedad.

«En última instancia, este amplio alcance aumenta el potencial para desarrollar herramientas diagnósticas y estrategias terapéuticas más efectivas y no invasivas para el autismo», dijo Su. El equipo ahora está llevando a cabo un ensayo clínico para investigar si las muestras de heces pueden ayudar a identificar a los niños autistas de tan solo un año de edad. CH

Articulo de la semana

Patriotas por Europa promete cambiar a la UE

   Hace unos días, el medio de comunicación France 24, llamó la atención al dar una noticia inesperada en medio del cisma político que...

Entrevista exclusiva