martes, mayo 28, 2024

Uno de cada cuatro propietarios se plantea retirar su vivienda del alquiler

El 26 de mayo de 2023 entró en vigor la Ley de Vivienda.Casi un año después, el balance sobre su impacto arroja datos preocupantes....
spot_img

De esta categoría

InicioNOTICIAS DE ÚLTIMO MINUTOEspaña podría crecer hasta el 2.2% este año según Bruselas

España podría crecer hasta el 2.2% este año según Bruselas

La resistencia que está mostrando la economía española hasta ahora ha llevado a la Comisión Europea a mejorar sus previsiones para España. Calculan los economistas de Bruselas que este año el crecimiento español será del 2,2%, tres décimas más de lo que pensaban en primavera. El movimiento para el conjunto de la zona euro es inverso: se restan tres décimas al pronóstico de mayo y queda en el 0,8% para 2023. La debilidad alemana, que se contraerá un 0,4%, tiene mucho que ver con esta corrección.

Ya se vio la semana pasada con la corrección que hizo Eurostat al reducir del 0,3% al 0,1% el crecimiento observado en el segundo trimestre de este año. Y la Comisión Europea lo asume: “Los últimos datos confirman que la actividad económica de la UE fue moderada en el primer semestre de 2023 como consecuencia de las sacudidas formidables que ha sufrido la UE”, explica el comunicado que acompaña al documento técnico de previsiones. Esas “sacudidas formidables” pasan, en orden cronológico, por la pandemia, la presión sobre las cadenas de suministro que provocó la fulgurante recuperación de muchas economías (menos en el caso español), la invasión de Ucrania por Rusia, el galopante encarecimiento de las cotizaciones energéticas y la subida de tipos de interés en el último año.

En estas circunstancias, la economía europea ha demostrado mucha más resistencia de la que se esperaba, pero ahora se mantiene en una situación de cierta anemia. Y continuará el año que viene. “El crecimiento débil persistirá en 2024″, ha admitido el comisario de Economía, el italiano Paolo Gentiloni, “sin embargo, se espera un suave rebote si la inflación continúa bajando y el mercado laboral continúa fuerte”. De hecho, el pronóstico de un ligero crecimiento del 1,3% es, de nuevo, tres décimas menos de lo calculado en primavera, aunque mayor del previsto para 2023. Para el caso español, el vaticinio es del 1,9%.

“La economía europea ha perdido impulso”, señala el documento divulgado por la Comisión Europea, en el que se señalan las causas más inmediatas de esto: debilidad del consumo interno y de las exportaciones, endurecimiento de las condiciones en las que se da el crédito debido a la subida de tipos de interés. Yendo más allá, hay que volver a mirar a ese rosario de “sacudidas formidables” que ha tenido por colofón el incremento del precio oficial del dinero.

Con esta perspectiva sobre la mesa, aumentan las dudas sobre lo que vaya a hacer el próximo jueves el Banco Central Europeo. Tras la reunión que mantuvo el Consejo de Gobierno en julio, antes de irse de vacaciones, la presidenta, Christine Lagarde, ya apuntó que en septiembre era posible que una nueva subida o una pausa. El enfriamiento económico que apuntan estas previsiones económicas —también los últimos datos y encuestas— reforzarían la posición de quienes defienden que mejor tomarse un respiro en las subidas de tipos. Pero la inflación, aunque mantiene una senda descendente, sigue en niveles muy altos.

Gran vía Madrid.
Gran vía Madrid.

Los precios este año en la zona euro subirán un 5,6%, creen los técnicos de la Comisión Europea, con países como Alemania significativamente por encima: un 6,4%. España, en cambio, tendrá un índice de precios al consumo del 3,6% este año. Las cotizaciones de la energía, causante del problema, ya hace tiempo que se hundieron. Pero ahora son otros productos los que mantienen la presión, concretamente los servicios.

Estos resultados han llevado a la vicepresidenta primera y ministra de Economía, Nadia Calviño, a presumir de que “España será la gran economía europea que más crezca en 2023 y con la menor inflación”. “Nuestra política económica funciona y nos permite afrontar con confianza el complejo momento actual, tanto en Europa como a nivel internacional”, ha esgrimido.

Buena parte del comportamiento positivo de la economía española y de sus buenas perspectivas para este año, se deben sobre todo a la primera mitad del ejercicio y también en la inercia del último trimestre de 2022, algo que también se refleja en las estadísticas. La segunda mitad de 2023 será más moderada “por el menor impulso del turismo, el menor empuje de los principales socios comerciales, el endurecimiento de las condiciones con las que se da el crédito y el menos dinamismo del mercado laboral”.

Uno de los aspectos en los que la economía europea se ha mostrado más resistente es, precisamente, el mercado laboral, como destaca el informe conocido este miércoles. De hecho, como recuerdan los economistas comunitarios, la tasa de desempleo está en mínimos en la serie estadística. Aunque a continuación apuntan que los indicadores de expectativas que tratan de averiguar el comportamiento futuro de la contratación y empleo -encuestas entre los gestores de empresas- muestran síntomas de un “moderado enfriamiento”, ya que arrojan resultados “menos optimistas entre los directivos del sector servicios y de la construcción”. “Las expectativas de empleo caen en 13 países, siendo las de Dinamarca y Francia las más pronunciadas. Entre los países grandes, las exceptivas se han deteriorado notablemente también en España, y algo menos en Polonia y Países Bajos. Se mantienen sin cambios en Alemania e Italia”, detalla. Con información de Cinco Días.

Articulo de la semana

Los fondos europeos, nebulosa en su seguimiento

“Nos hemos vuelto todos locos. Pensar que se pueden emplear estas cantidades tan enormes en el corto plazo no es realista. Se exageró todo,...

Entrevista exclusiva