viernes, abril 19, 2024

España defiende la entrada de Palestina en la ONU

El ministro de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, José Manuel Albares, defendió en el Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) que se...
spot_img

De esta categoría

InicioENCABEZADOSNetanyahu ignora a la ONU y lleva semanas sin tomarle la llamada...

Netanyahu ignora a la ONU y lleva semanas sin tomarle la llamada a Biden

Las relaciones entre Estados Unidos e Israel echan chispas. Ni la mediación de Anthony Blinken, secretario de Estado de Estados Unidos, ha logrado en todos sus viajes a Israel, apaciguar al primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu y hacerle entender, que deben cesar los bombardeos indiscriminados contra civiles de la Franja de Gaza y los acosos contra palestinos en Cisjordania.

Netanyahu lleva semanas sin tomarle la llamada al presidente norteamericano, Joe Biden. Y después de que  Estados Unidos hiciera mutis ante la resolución del Consejo de Seguridad, de un alto al fuego en la Franja de Gaza, la situación de las relaciones entre Tel Aviv y Washington es completamente  gélida.
A Netanyahu que tiene vetada a la ONU y a sus agencias, poco le ha importado dicha resolución: no va a detener los bombardeos; de hecho, los ha recrudecido. Está ensoberbecido y solo habla de aniquilar a los gazatíes y dejarlos que mueran de hambre ya nada de rescatar con vida a los rehenes que llevan ya cinco meses en condiciones que nadie conoce.

Si bien Netanyahu, que se ha enfrentado a la caída en picado de los índices de aprobación pública desde el ataque sorpresa de Hamás el 7 de octubre en el sur de Israel, ha sido durante mucho tiempo un objetivo para una gran parte de los comentaristas israelíes, el tono en algunos sectores después de la inusual abstención de Estados Unidos en el Consejo de Seguridad rayó en la burla y el desprecio.

Lo que impulsa este sentimiento es la viva conciencia dentro de la sociedad israelí de la enorme importancia de la relación entre Estados Unidos e Israel en términos de ayuda financiera, venta de armas y apoyo diplomático de Washington, incluido su veto frecuentemente utilizado en nombre de Israel en el Consejo de Seguridad.

La decisión de Washington de no usar su veto se produjo después de un fin de semana en el que los funcionarios estadounidenses dicen que hablaron sin parar con sus homólogos israelíes advirtiéndoles de antemano, lo que sugiere que la decisión de Netanyahu de cancelar una visita de una delegación estadounidense después de la votación fue más un teatro calculado que el resultado de la sorpresa.

En el periódico en hebreo Ma’ariv, Ben Caspit describió el enfoque del primer ministro israelí como «delirante», «locura» y «aterrador», y agregó: «Este hombre nos está poniendo a todos en riesgo: nuestro futuro, el futuro de nuestros hijos, la alianza estratégica que es la piedra angular de la seguridad nacional israelí».

Igualmente condenatorio fue el editorial principal del periódico israelí de tendencia izquierdista Haaretz, que describió a Netanyahu como «el agente de destrucción de Israel» que «se ha convertido en una carga para Israel».

«Lo está exponiendo a riesgos estratégicos que podrían cobrar un precio muy alto. Por el bien de su propia supervivencia política, está dañando deliberadamente a los ciudadanos de Israel. Debe dimitir y dar a Israel la oportunidad de rescatarse del daño que ha causado».

El centroderechista Yedioth Ahronoth no fue menos mordaz, presentando una caricatura de un diminuto brazo de Netanyahu luchando contra un Biden mucho más grande, en la que el puño de Netanyahu apenas rodea el dedo de Biden.

En el mismo periódico, el columnista Nahum Barnea pintó una escena imaginaria en la que se veía a funcionarios estadounidenses riéndose de la cancelación por parte de Netanyahu de una delegación a Washington en protesta.

«Netanyahu», continuó, «ha estado lidiando con Estados Unidos de la misma manera que un adolescente malcriado trata con sus padres: con rebelión perpetua, insultos perpetuos y escándalos perpetuos».

Fuera de los medios de comunicación, los renovados llamamientos a la renuncia de Netanyahu fueron repetidos por otros, incluido Gershon Baskin, quien participó en las negociaciones para asegurar la liberación del soldado israelí secuestrado Gilad Shalit hace más de una década. «Netanyahu está descarrilado», escribió Baskin en X. «Es un peligro existencial para Israel. Debe haberse ido de nuestras vidas».

Muchos de los que critican a Netanyahu ofrecen el mismo análisis mordaz. Frente a los pésimos números de las encuestas, la impopularidad generalizada después del 7 de octubre -de los que se le culpan a él de los fallos de seguridad- y una crisis política sobre el servicio militar obligatorio ultraortodoxo, sugieren que Netanyahu ha tratado de pelearse con Biden para parecer «fuerte».

Las crecientes críticas a los cálculos de Netanyahu se producen en medio de advertencias de que la aprobación unánime de la resolución de alto el fuego del Consejo de Seguridad de la ONU, con la abstención de Estados Unidos, presagia medidas más fuertes contra Israel en medio de crecientes llamados a nuevas sanciones y restricciones a las transferencias de armas.

Si bien las resoluciones de la ONU son en teoría vinculantes para los Estados miembros, la realidad es que es probable que la aprobación de la resolución sea más importante para reforzar los movimientos más allá del Consejo de Seguridad.

Como explicó el lunes el exembajador de Estados Unidos en Israel, Daniel Kurtzer, la administración Biden «está sopesando si Israel cumple con el Memorándum de Seguridad Nacional-20 que (…) exige a los receptores de armas estadounidenses que proporcionen garantías de que las armas estadounidenses se utilizarán de conformidad con el derecho internacional y que no impedirán ni restringirán la entrega de asistencia humanitaria estadounidense».

La resolución también puede influir indirectamente en los casos legales ante organismos internacionales, como la Corte Internacional de Justicia y la Corte Penal Internacional, así como en las deliberaciones de países y organismos individuales como la UE sobre posibles medidas punitivas.

En un intento de explicar el pensamiento detrás de la abstención de Estados Unidos el lunes, Frank Lowenstein, un ex funcionario del Departamento de Estado que ayudó a liderar las negociaciones entre israelíes y palestinos en 2014, le dijo al Washington Post que creía que tres factores principales impulsaron la medida.

Incluyen profundos desacuerdos entre Washington e Israel sobre una invasión a gran escala de Rafah, la catastrófica situación humanitaria en Gaza y los anuncios de Israel de nuevos asentamientos mientras el secretario de Estado, Anthony Blinken, visitaba el país el viernes.

«Biden hizo todo lo que pudo durante meses para evitar una gran pelea pública. Refleja un cambio muy serio en la posición de la Casa Blanca sobre cómo manejar a los israelíes durante el resto de esta guerra. Los israelíes van a prestar atención ahora o es probable que sigamos por este camino”. CH

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva