lunes, abril 15, 2024

Palabras Más / Voto en el extranjero

"Se vive solamente una vez y nuestros padres hicieron muy mal en educarnos en las tradiciones de la escasez". Carlos Monsiváis Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez En...
spot_img

De esta categoría

InicioMUNDO MILLENIAL¿Cómo nos enamoramos los millenials?

¿Cómo nos enamoramos los millenials?

Por: Alicia Guzmán Portillo, Socióloga y escritora.

Somos la generación a la que le tocó mandar los primeros “Tqm” (Te quiero mucho) a través de mensajes SMS donde teníamos que contar los caracteres para no excederlos y que las compañías telefónicas cobraran de más; después, comenzamos a ver fotografías de amigos, conocidos y grupos de música en la computadora a través del extinto Myspace.

Fuimos largos conversadores virtuales en aquel servicio de mensajería instantánea (msn, de Microsoft) que nos avisaba cuando nuestros contactos (agregados a través del email) se conectaban. Nos tocó la tarea de conseguir el correo electrónico de quien en el momento fuera el objeto de nuestro afecto, y estar pendientes de en qué momento se conectaba, y, si había suerte, permanecer pegados a la pantalla en conversaciones con aquella persona especial.

Pasaron los años, surgió Facebook, y muchos pudieron reencontrarse con viejos amores a través de esa red o acercarse a quien no se atrevían, y el resto es historia.

Somos los que nos enteramos de quién se comprometió, quién se casó, o incluso recibimos invitaciones a bodas a través de medios electrónicos; y también, ya en nuestros treintas, nos enteramos también de quién ya se ha divorciado.

Además, hemos presenciado el nacimiento de la “era tinder”, donde las personas pueden deslizar hacia un lado o hacia el otro (si deciden que el prospecto les agrada o no) a través de un catálogo, prácticamente interminable de posibles parejas con quien salir a una cita, o algo más allá.

La pandemia, en muchos casos, hizo exponencial el uso de este tipo de aplicaciones de citas, que, en muchos casos llevan solamente al sexo casual, aunque también hay ejemplos de personas que se casaron con alguien a quien conocieron a través de ese medio.

Del mismo modo, hemos experimentado comenzar o incluso terminar una relación a través de un mensaje por Whatsapp; en cada cambio tecnológico que hemos vivido, y que son vertiginosos en este tiempo, ha pasado también por nuestro corazón, y en muchos casos, nos ha permitido cuestionar “el romance” o la forma en la que nos relacionamos en pareja, la forma en que transcurren las relaciones, la forma en que los celos se han exacerbado por el uso de las redes sociales.

Y así, hemos cuestionado si el amor que vimos en la comedias románticas de Hollywood o en algunos de los largos matrimonios de nuestros padres, o los divorcios de ellos, nos presenta una narrativa del amor en la actualidad o es que podemos crear nuevas formas de amar o de encontrarnos con los otros.

Muchos de mis contemporáneos han decidido permanecer solteros o en relaciones fugaces, y, la minoría de ellos, casarse pensando en el famoso “hasta que la muerte nos separe”.

También, hemos trivializado las relaciones al supeditar los intereses a las fotos que vemos en Instagram y, al igual que en las aplicaciones de citas, observar fotografías de hombres o mujeres, y reducir el atractivo de una persona a sus fotografías, editadas o no, en una red social.

¿Tú qué piensas? ¿Cómo te enamoraste? ¿Aún crees en el amor? ¿O el amor “hasta que la muerte nos separe”? Déjame tus comentarios en @aliguzz en X (antes twitter).

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva