lunes, julio 15, 2024

Macron pide a Attal que permanezca como primer ministro por ahora

Emmanuel Macron ha pedido a Gabriel Attal que permanezca temporalmente como primer ministro de Francia para mantener la estabilidad después de que unas elecciones...
spot_img

De esta categoría

InicioENCABEZADOSLas economías alemana y francesa muy golpeadas por la inflación

Las economías alemana y francesa muy golpeadas por la inflación

Los precios siguieron golpeando en 2023 los bolsillos de los ciudadanos de los principales países europeos, aunque con una intensidad algo menor que en 2022. Este jueves, los últimos datos procedentes de Alemania y Francia han mostrado la magnitud del impacto en las dos mayores economías del Viejo Continente. En el caso germano, el año terminó con una inflación promedio del 5,9%, la segunda mayor desde la reunificación del país tras un 2022 en el que los precios se encarecieron un 6,9%. En el galo, el auge de precios fue del 4,9% según la última estimación del Institut National de la Statistique et des Études Économiques (Insee), ligeramente menor al 5,2% del promedio de 2022.

Si bien los porcentajes del año completo aún son elevados, la buena noticia es que los precios se han ido moderando pese a un nuevo rebote en el mes de diciembre.

En concreto, en el último mes del año, la inflación alemana quedó en el 3,7% interanual, cuando en noviembre era del 3,2%, el nivel más bajo en dos años y medio.

El servicio estadístico alemán achaca este auge a un efecto base motivado por una ayuda del Estado que impactó a los precios en diciembre de 2022. Ese mes, el Gobierno federal asumió un pago único por el gas natural y la calefacción urbana que tenía por objetivo aliviar los costes energéticos que soportaban los hogares alemanes. Al eliminar energía y alimentos de la ecuación, la inflación subyacente alemana bajó al 3,5% interanual en diciembre desde el 3,8% de noviembre.

 

Foto: Galerias Lafayette. Paris, Francia.
Foto: Galerias Lafayette. Paris, Francia.

Por su parte, en Francia, el IPC de diciembre escaló también al 3,7% interanual desde el 3,5% del mes de noviembre. El organismo estadístico galo culpa a una aceleración de los costes de la energía y de los servicios, mientras que paralelamente apunta a un retroceso de los precios de productos manufacturados y alimentación. En esta última categoría, la de la alimentación, el encarecimiento fue del 7,1% interanual en diciembre de 2023, un porcentaje muy lejano del 12,1% interanual que se registraba en diciembre de 2022.

A finales de diciembre, los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE) mostraban que la inflación promedio en España fue sensiblemente menor que la de Francia y Alemania. Con un IPC promedio del 3,5% en 2023, el dato de diciembre fue del 3,1% interanual. Este viernes es el turno del dato de inflación de la Unión Europea. El consenso de analistas estima que se situará en un 3% anual.

Aunque el mercado da por hecho bajadas de tipos en 2024 por parte del Banco Central Europeo (BCE) y la Reserva Federal (FED), los mensajes de cautela procedentes de ambas instituciones evidencian que aunque la situación inflacionaria se ha suavizado, la preocupación por espirales de precios al alza sigue presente en los bancos centrales. Según sus predicciones más recientes, el BCE no espera que los precios se sitúen en su objetivo del 2% hasta la segunda mitad de 2025.

A favor de unos precios más bajos juega una actividad económica en la zona euro que no termina de carburar. Alemania se asomó a la recesión en noviembre y su economía, con una actividad industrial debilitada, no da muestras de remontar. En el lado contrario, la resistencia del mercado laboral y las alzas salariales ejercen una cierta presión inflacionista. Con todo, los mercados confían en que la inflación seguirá moderándose y el consenso recogido por Bloomberg estima que en enero, los precios en Alemania se suavizarán hasta marcar un 3,1% interanual. Con información de Fernando Belinchon/Cinco Días.

Articulo de la semana

Con guantes de seda, el BCE mueve ficha

“En Estados Unidos tenía sentido normalizar los tipos, pero no llevarlos hasta el 5%. Deberían estar bastante más abajo. El diagnóstico de los bancos...

Entrevista exclusiva