martes, junio 18, 2024

Los millennials y la generación Z votan extremos

No solo hay un cambio generacional que se aprecia en el predominio de la tecnología en la Era de la Información; una transformación en...
spot_img

De esta categoría

InicioMUNDO MILLENIALEl sexo no gusta a las nuevas generaciones

El sexo no gusta a las nuevas generaciones

El mundo va camino de abandonar el coito. Las nuevas generaciones, la Z y la generación Alfa, se sienten muy poco atraídas por el sexo como práctica de placer. No así los Millennials que siguen siendo la generación más liberal y proclive al sexo, sobre todo casual.

Se han escrito miles de palabras sobre la gran recesión sexual. No es una especie de tendencia underground. Sin embargo, Bumble, la aplicación de citas que alguna vez se presentó como un faro del empoderamiento de las mujeres porque las mujeres heterosexuales tenían que dar el primer paso, parece haber pasado por alto el memorando.

Hace unas semanas, la compañía lanzó una campaña publicitaria global con la finalidad de estimular que el sexo casual volviera a ser genial. «Un voto de celibato no es la respuesta», decía una valla publicitaria. «No renunciarás a las citas y te convertirás en monja», proclamó otro anuncio.

La campaña, que Fast Company describió como «sorprendente», «controvertida» y «sorda», no tuvo un buen éxito. Algunos críticos señalaron que el celibato puede ser una respuesta si la gente así lo decide libremente.

Otros señalaron que abstenerse de tener relaciones sexuales podría ser una decisión inteligente. Al menos en Estados Unidos es una idea entre los más jóvenes.

«En un mundo que lucha por el respeto y la autonomía sobre nuestros cuerpos, es espantoso ver que una plataforma de citas socava las elecciones de las mujeres», tuiteó Jordan Emanuel, una ex modelo de Playboy que llegó a los titulares después de hacer un voto de celibato durante un año.

La actriz Julia Fox tampoco quedó impresionada. «2.5 años de celibato y nunca he estado mejor», comentó en una publicación sobre Bumble. Fox no ha hablado mucho sobre su celibato, pero el año pasado le dijo a la revista Elle que solo quería que la dejaran en paz y que estaba harta de los hombres. «Siento que involucrarte a sabiendas en una relación heterosexual, te estás inscribiendo en una dinámica poco saludable», reflexionó.

Después de mucha indignación en las redes sociales, la compañía emitió una disculpa en Instagram y anunció que eliminará los anuncios ofensivos, donará a organizaciones benéficas contra la violencia doméstica y, en general, será mejor.

El feminismo sex-positive, que se trataba de celebrar sin remordimientos la sexualidad femenina, ha estado en vías de extinción desde hace algunos años, y esto se siente como una sentencia de muerte.

El feminismo sex-positive pasó de «oye, las mujeres no deberían sentirse avergonzadas de disfrutar del sexo» a una moda entre las más jóvenes por alejarse del contacto sexual a cambio de un celibato que enarbolan como una evolución del nuevo feminismo.  El sexo no gusta a las nuevas generaciones. CH

Articulo de la semana

La derecha radical sacude el mapa de la UE

Emmanuel Macron es ya el gran damnificado de estas  elecciones europeas en las que ya no hay forma de ocultar que el mapa político...

Entrevista exclusiva