viernes, abril 19, 2024

La UE limitará el uso del retinol en cosmética

El retinol es un derivado de la vitamina A en forma de activo cosmético que se ha puesto de moda hacer relativamente poco. Es...
spot_img

De esta categoría

InicioENCABEZADOSEurodiputados acusan a la Comisión Europea de financiar a dictadores

Eurodiputados acusan a la Comisión Europea de financiar a dictadores

La Comisión Europea ha sido acusada de «financiar a dictadores» por eurodiputados de alto rango, que han afirmado que los 150 millones de euros que dio a Túnez el año pasado en un acuerdo de migración y desarrollo han terminado directamente en manos del presidente.

Un grupo de eurodiputados de las comisiones de Derechos Humanos, Justicia y Asuntos Exteriores del Parlamento Europeo lanzó un ataque mordaz contra el ejecutivo en Bruselas, expresando su temor de que la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, estuviera a punto de sellar un acuerdo similar con Egipto.

Los informes publicados en el Financial Times sugieren que el acuerdo con Egipto, que se firmará el domingo, tendrá un valor de más de 7.000 millones de euros.

Los eurodiputados han acusado a la Comisión de negarse a responder a las preguntas sobre el acuerdo con Túnez y les preocupa que esté estudiando una serie de acuerdos «ad hoc» con otros países africanos sin tener en cuenta la democracia y el Estado de derecho en esos países.

«Parece que estamos financiando a dictadores en toda la región. Y esa no es la Europa que queremos ver. Ese no es el lugar que la UE debería ocupar en el mundo», dijo el eurodiputado francés Mounir Satouri, miembro de la comisión parlamentaria de Asuntos Exteriores.

En una conferencia de prensa en Estrasburgo, afirmó que el dinero, prometido a Túnez el año pasado como parte de un pacto más amplio destinado a frenar el aumento de la migración a Italia y el tráfico de personas, se había desviado, diciendo que se suponía que los 150 millones de euros se habían invertido directamente en un proyecto acordado por la UE, pero en cambio se habían «transferido directamente al presidente».

Otros eurodiputados dijeron que se había producido un «giro autoritario» en Túnez bajo su presidente, Kais Saied, pero que los comisarios habían seguido adelante con el acuerdo de todos modos.

Un portavoz de la Comisión Europea dijo que los eurodiputados tenían derecho a expresar sus puntos de vista, pero que era mejor construir asociaciones para mejorar la democracia y los derechos humanos que «romper relaciones» y ver cómo se deteriora la situación.

«Lo que puedo decir es que estamos absolutamente convencidos de la necesidad de trabajar con los países de nuestra vecindad, teniendo en cuenta las realidades sobre el terreno», dijo el portavoz. «Conocemos las críticas relacionadas con los derechos humanos en esos países, y es obvio que este es un tema y que son temas que abordamos con esos países».

La eurodiputada danesa Karen Melchior, coordinadora de la comisión de Justicia, dijo que las preocupaciones de los parlamentarios sobre el acuerdo de Túnez estaban «siendo ignoradas continuamente» y que los comisarios se negaban a responder a sus preguntas o a tomar en serio sus preocupaciones.

«¿Cómo podemos seguir teniendo un memorándum de entendimiento, cómo podemos dar apoyo presupuestario sin condicionalidad a Túnez, cuando las cosas van de mal en peor?», se preguntó.

«Firmar un acuerdo con el presidente Saied, que sigue reprimiendo a la oposición y la democracia en Túnez, no es la forma en que la UE debería actuar. Esta no es la forma en que el Equipo Europa debería hacer nuestra política exterior».

El presidente del comité de derechos humanos, Udo Bullman, atacó lo que dijo que era un acuerdo «secreto» que se había aprobado apresuradamente. «La comisión tiene que explicar por qué había tanta urgencia en el acuerdo del verano pasado, por qué, en secreto, muy rápidamente antes de Navidad, [dijo] que era de la ‘más alta urgencia’ y simplemente dio el dinero (…) sin ningún debate crítico», dijo, y agregó que esta era una pregunta para el comisario de Vecindad y Ampliación de la UE, Olivér Várhelyi, y para von der Leyen.

Michael Gahler, el eurodiputado alemán de la CDU a quien las autoridades locales impidieron visitar Túnez el año pasado, dijo que el pueblo tunecino no debería ser abandonado ante el «gobierno autocrático de Saied» y el declive económico.

«Eso requiere que nos aseguremos de que el dinero de los contribuyentes europeos beneficie realmente al pueblo tunecino y a la sociedad civil (…) y por qué tiene que quedar claro que la financiación europea a Túnez debe estar adecuadamente condicionada a ese fin», dijo.

Las preocupaciones se expresan esta semana cuando el mandato de cinco años del Parlamento Europeo llega a su fin antes de las elecciones de junio, y los eurodiputados están dispuestos a establecer líneas rojas para cualquier acuerdo futuro que el ejecutivo en Bruselas pretenda hacer.

Sara Prestianni, directora de incidencia de la ONG EuroMed Rights, dijo que le preocupaba que la UE estuviera a punto de cometer un error «estratégico y político» similar con El Cairo, prometiendo grandes sumas de dinero sin establecer condiciones que impliquen suficiente supervisión financiera o garantías sobre los derechos humanos. «Sería un error, sobre todo si [el acuerdo de Túnez] se replica con Egipto», dijo.

Satouri, que también es el relator especial del Parlamento para Egipto, dijo: «Tenemos que asegurarnos de que se sigan los procedimientos democráticos antes de que se desembolse el dinero. No se trata del fondo privado del Comisario Várhelyi. Son fondos europeos». CH

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva