lunes, abril 15, 2024

Palabras Más / Voto en el extranjero

"Se vive solamente una vez y nuestros padres hicieron muy mal en educarnos en las tradiciones de la escasez". Carlos Monsiváis Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez En...
spot_img

De esta categoría

InicioCONEXION HISPANOAMÉRICALa ampliación de los BRICS acapara el mercado energético

La ampliación de los BRICS acapara el mercado energético

Las relaciones internacionales cambian con el paso del tiempo, y los viejos paradigmas de alianzas entre países evolucionan con los años. Poco antes de la Gran Crisis Financiera, en 2006, Brasil, Rusia, India y China decidieron institucionalizar la colaboración que llevaban a cabo, enormes núcleos de población al margen de la esfera de influencia de Estados Unidos.

Dos años después se unió Sudáfrica, y el grupo se consolidó con las conocidas siglas BRICS. Ahora, 15 años después, el grupo de 5 ha aceptado incluir seis nuevos miembros que habían solicitado su ingreso al club: Arabia, Irán, Egipto, Argentina, Etiopía y Emiratos Árabes.

La entrada de Arabia confirma el deterioro de las relaciones internacionales entre el reino árabe y Estados Unidos, su gran aliado histórico en Oriente Medio, y la consolidación de un bloque económico y político que confronta con el gigante norteamericano. Se trata de un proceso del que algunos analistas llevan avisando desde hace años. En 2009, debido a la guerra comercial entre China y Estados Unidos, desde Pimco ya se avisaba de un proceso de división en el mundo que «sería más disruptivo que la Guerra Fría». La llegada del Covid parece que no ha hecho más que acelerar esta tendencia.

La decisión de la incorporación de los nuevos miembros fue anunciada ayer, en el encuentro de los líderes de los BRICS en Sudáfrica. «Hay un consenso en esta primera fase de la expansión del grupo, a la que seguirán otras fases», explicó Cyril Ramaphosa, presidente de Sudáfrica. Estos seis países han sido los elegidos, entre una veintena que solicitaron su incorporación.

Al margen de posibles consecuencias de largo plazo, para los mercados la ampliación de este bloque de poder supone consolidar en el mismo grupo a los principales productores de petróleo del planeta al margen de Estados Unidos. Los lazos que se han estrechado en estos últimos años con los acuerdos de la OPEP+ (el cártel de productores de petróleo que recoge a la OPEP y a socios externos como Rusia) se confirman ahora con la nueva configuración de los BRICS.

Los 11 países que ahora conforman el grupo (pasarán a hacerlo oficialmente a partir del 1 de enero de 2024) producen en este momento 43,4 millones de barriles diarios entre todos, un 42% de los 103,4 millones de barriles diarios que se producen a diario en todo el mundo, según los datos que publica la petrolera BP.

La entrada de los seis nuevos miembros prácticamente duplica la cuota de producción mundial de los nuevos BRICS, y puede abrir un nuevo proceso de cooperación entre los miembros en la estrategia de producción de petróleo, contra los intereses de Estados Unidos.

En los últimos años, y más desde que comenzó la Guerra de Ucrania, está creciendo el rumor de que la intención de Rusia, y otros socios del país, es combatir la hegemonía mundial del dólar estadounidense que tanto beneficia al país americano, una divisa utilizada en gran medida para el comercio mundial. De hecho, en esta última reunión, los BRICS se han comprometido a explorar vías para aumentar el uso de sus divisas domésticas.

Entre otras cuestiones, los principales barriles de petróleo de referencia en el mundo se compran y venden en dólares, y su uso generalizado, con una fuente de demanda externa enorme, también por su estatus de divisa de reserva mundial, permite a la primera economía del planeta mantener un elevado nivel de endeudamiento.

Es el porcentaje del PIB mundial que suponen los BRICS después de la incorporación de los seis nuevos países a sus filas. Entre todos suman 29,11 billones de euros, según los datos del Banco Mundial al cierre de 2022, lo que supone un 29% de los 100,56 billones de euros de PIB nominal que suman todas las economías del planeta. Por su parte, sólo Estados Unidos, sin sus socios externos, supera los 25 billones de dólares. Víctor Blanco/El Economista de España.

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva