viernes, junio 14, 2024

Florentino Pérez: «Los clubes son dueños de su destino»

Florentino Pérez, presidente del Real Madrid, ha querido dar una declaración institucional después de la resolución del Tribunal de Justicia Europeo, que ha asegurado...
spot_img

De esta categoría

InicioDeportesLa UEFA navega en rumbo desconocido

La UEFA navega en rumbo desconocido

Tal vez fue apropiado que Aleksander Ceferin eligiera París para una exposición en el salón de los espejos, a solo una docena de millas de la real en Versalles, pero las consecuencias de los eventos del jueves pasado pueden estar lejos de ser ilusorias. El dramático anuncio del presidente de la UEFA de que, después de todo, no planeaba postularse para un cuarto mandato sin precedentes fue programado en parte para despistar a sus escépticos, pero solo sirvió para amplificar las preguntas sobre el futuro del organismo rector.

Si Ceferin no hubiera decidido presionar para que se modificaran los límites de mandato de la UEFA, habría habido poca discusión en este momento sobre la elección de un nuevo líder en 2027. Era un hecho que había llegado el momento de dimitir. Tal vez el esloveno, emergiendo de una sucesión de controversias, podría haber sido capaz de aprovechar los elementos más constructivos de su reinado y partir en un nivel relativamente alto.

En cambio, permitió que las aguas se enturbiaran en lo que muchos, dentro y fuera de la organización, coinciden en que es el peor momento posible. Ceferin se declaró «cansado del Covid, de las dos guerras y de los proyectos sin sentido de la llamada Superliga», repitiendo sentimientos emitidos tres semanas antes, pero al menos dos de esos problemas no han desaparecido y todavía le quedan tres cuartos de un mandato de cuatro años. El último de ellos aún corre el riesgo de representar una amenaza existencial para el deporte si se le da suficiente oxígeno y el fútbol europeo no puede permitirse llevar a un líder que se siente fuera de combate.

Sus palabras seguramente habrán resonado en A22, la empresa que impulsa el proyecto de la Superliga. Desde finales del año pasado, A22 ha estado trabajando en red con los clubes pequeños y medianos de Europa, un grupo que cada vez más parece ser un campo de batalla vital en la lucha por el futuro del fútbol, pero ha sido al menos igual de activo en los pasillos de Bruselas. La afirmación de Ceferin de que se sentó en su decisión de no presentarse durante seis meses para «ver la verdadera cara de algunas personas» no habrá pasado desapercibida para los agentes de la Comisión Europea, por no hablar de los que los presionan para que adopten una línea firme sobre los agujeros en la gobernanza de la UEFA.

Ya sea que uno crea o no a Ceferin, y hay quienes en su órbita tienen sus dudas, puede llegar a arrepentirse de airear una lógica tan torpe en público. Siempre existe el riesgo, también, de que las personas con información privilegiada sientan que sus lealtades se dan por sentadas.

 

 

También se entiende que algunas federaciones se sintieron decepcionadas, por decir lo menos, por no haber sido informadas con antelación. Nada de esto favorece un clima de confianza y cooperación.

Si Ceferin había tratado de ahuyentar a los disidentes, entonces la Asociación de Fútbol, una voz solitaria en contra de sus cambios estatutarios, mostró voluntariamente su mano. La FA se esforzó por enfatizar que su voto, que respaldó la postura de su vicepresidente y tesorero de la UEFA, David Gill, se trataba de principios y no de personalidades. Sin embargo, se sintió significativo que esta fuera la primera vez desde 2011, cuando el entonces presidente, David Bernstein, pidió que se detuviera la reelección de Joseph Blatter como presidente de la FIFA en un esfuerzo por reformar el organismo mundial que ha nadado tan públicamente contra la corriente.

Las sugerencias de que la FA podría recibir críticas de la dirigencia de la UEFA por su postura se ven atenuadas por el hecho de que hay pocos golpes disponibles para lanzar. Wembley albergará la final de la Liga de Campeones de esta temporada, y el Reino Unido y la República de Irlanda albergarán la Eurocopa 2028; Ambos requerirán la máxima cooperación, sobre todo teniendo en cuenta la letanía de fallos de seguridad en los últimos acontecimientos. Sin embargo, la FA ciertamente requerirá el respaldo de la UEFA si busca postularse para la Copa Mundial Femenina de 2031 este año.

La lealtad dentro de la UEFA puede ponerse a prueba aún más a medida que los candidatos a la presidencia comiencen a competir por la posición. Existe la sensación de que Ceferin ha dado el pistoletazo de salida antes de tiempo y que esto presenta otra distracción de preocupaciones más apremiantes.

Los candidatos obvios son pocos: el presidente de la Federación Portuguesa de Fútbol, Fernando Gomes, es respetado en todos los ámbitos, pero tendrá 75 años cuando lleguen las elecciones y puede ser visto mejor como una opción de emergencia si las nubes de tormenta del fútbol están en su apogeo. El rumano Razvan Burleanu, miembro del consejo de la FIFA, es visto en círculos influyentes como una opción más joven y urbana, pero no hay indicios de que vaya a presentar un desafío. El exjugador Levan Kobiashvili, que encabeza la federación de Georgia y fue elegido para el comité ejecutivo de la UEFA el año pasado, es un aliado cercano de Ceferin y podría convertirse en una apuesta externa.

En realidad, cualquier contienda por el liderazgo será una batalla de bloques de votantes ante individuos. Eso es consecuencia del sistema de un país, un voto utilizado para elegir a sus presidentes; queda por ver, por ejemplo, si la coalición de Europa del Este y los países nórdicos que impulsó el caso de Ceferin para la elección en 2016 sería capaz de reunirse de manera cohesiva en torno a un nuevo contendiente.  CH

Articulo de la semana

La derecha radical sacude el mapa de la UE

Emmanuel Macron es ya el gran damnificado de estas  elecciones europeas en las que ya no hay forma de ocultar que el mapa político...

Entrevista exclusiva