lunes, junio 24, 2024

Inversores mexicanos inyectan 100 millones a un hotel en Madrid

Tras la victoria de la izquierdista-comunista, Claudia Sheinbaum en México, se espera que siga la diáspora de mexicanos de clase media y de los...
spot_img

De esta categoría

InicioNOTICIAS DE ÚLTIMO MINUTOLula da Silva quiere ocupar el vacío que México ha dejado

Lula da Silva quiere ocupar el vacío que México ha dejado

El escenario mundial a menudo parece de tono sepia, dominado por las polvorientas estructuras internacionales de la era posterior a la Segunda Guerra Mundial, favoreciendo a los países más ricos del mundo. Sin embargo, cada vez está más claro que esta configuración no es suficiente para responder a los intereses del sur global, incluida la lucha contra el colapso climático y la expansión del desarrollo económico.

Reconociendo este desajuste, Brasil, bajo la presidencia de Luiz Inácio Lula da Silva, se ha posicionado como un líder internacional, centrado en la agenda de las potencias económicas emergentes que valoran la estabilidad y, de hecho, tienen mucho que perder con los conflictos y las luchas de poder entre los países ricos.

Pero en un mundo que se centra cada vez más en la competencia entre grandes potencias como China y Estados Unidos, el «no alineamiento activo» de Lula, que busca equilibrar el compromiso entre las potencias sin elegir un bando, a menudo se interpreta con sospecha. La alianza de los BRICS que Brasil ha defendido como un foro para las prioridades del sur global -como la reforma de las instituciones financieras globales como el FMI, donde los estados en desarrollo tienen solo una fracción del poder de voto- es interpretada consistentemente como «anti-occidental» por los analistas estadounidenses y europeos.

Este año será una prueba para la estrategia global de Lula. Brasil ostenta la presidencia rotatoria del G20, y la agenda de Brasil para ello está firmemente arraigada en las prioridades del sur global. Lula prometió centrar el trabajo en «la reducción de las desigualdades», incluyendo la inclusión social y la reducción del hambre; transición energética y desarrollo sostenible; y la reforma de la gobernanza mundial. Y el próximo año, Brasil será sede de la conferencia de la ONU sobre el cambio climático Cop30 en la ciudad amazónica de Belém.

La política exterior de Lula también ha buscado durante mucho tiempo remodelar instituciones globales como el Consejo de Seguridad de la ONU para crear asientos permanentes para las naciones en desarrollo, además del actual equilibrio de poder de veto de la era de la Guerra Fría. Ha elevado el poder de negociación de Brasil junto con otros mercados emergentes de la alianza BRICS: Rusia, India, China y Sudáfrica. Y ha buscado un papel global para Brasil en la mediación de conflictos internacionales, desde Ucrania hasta las tensiones entre Venezuela y Guyana.

Pero el no alineamiento es más difícil en estos días, ya que las superpotencias competidoras tienen perspectivas hiperpolarizadas. «Lo que veo es un mundo más complicado, con espacios más cerrados. Como si se tratara de un juego, un rompecabezas en el que las piezas están muy juntas, no encajan, pero sí muy cerca, y donde el espacio para actuar es menor»,  dijo Celso Amorim, asesor especial del presidente de Brasil y exministro de Relaciones Exteriores.

Los BRICS (que este año se ampliaron para incluir a Arabia Saudita, Irán, Etiopía, Egipto y los Emiratos Árabes Unidos) serán difíciles de vender como un grupo no alineado -o uno que no amenace los intereses occidentales- cuando la cumbre de líderes se lleve a cabo en Rusia a finales de este año.

«Macron bromeó diciendo que las sesiones de fotos de ‘bromance’ representan una boda simbólica entre Francia y Brasil» … El presidente francés con Lula en marzo de 2024. Fotografía: Ricardo Stuckert/Reuters

No ayuda que Lula sea un pacificador con una inclinación por la ofensa (tal vez inadvertida). Sus esfuerzos diplomáticos se han visto eclipsados en algunos casos por posiciones que acaparan titulares, como que Ucrania tiene una parte de culpa en la invasión rusa de su territorio, y que las acciones de Israel en Gaza son comparables al genocidio de los judíos por parte de Hitler.

El alboroto ignora la discusión de la idea central de su mediación: que el equilibrio y el pragmatismo obtendrán mejores resultados que el postureo y la polarización. Que en situaciones aparentemente insolubles, el todo o nada del bien contra el mal socava las soluciones alcanzables. Y, lo que es más importante, que es justo que el sur global sugiera innovaciones nuevas y disruptivas que podrían mejorar su posición en el sistema internacional, como su llamado a utilizar monedas alternativas para el comercio internacional, desafiando el dominio del dólar estadounidense.

Lejos de los titulares occidentales, la diplomacia liderada por Lula tiene un fuerte impacto. A menudo expresa las opiniones de los países emergentes que no se alinean con las disputas de las grandes potencias. El llamado de Lula a un alto el fuego en Gaza refleja la opinión de un número creciente de países del sur global, incluida Sudáfrica, que llevó el caso a la Corte Internacional de Justicia.

Perdido en el alboroto está el hecho de que Lula pronunció esas palabras en Etiopía, al cierre de la cumbre de la Unión Africana, un ejemplo de cómo la política exterior de Brasil tiene conexiones laterales con el mundo en desarrollo, fuera de las instituciones internacionales dominadas por Occidente.

En última instancia, el enfoque de la política exterior de Brasil hacia la paz es pragmático e idealista, dijo Amorim. «Para que Brasil crezca, es importante que el mundo esté en paz. Es una ilusión pensar que podemos ganar porque el precio de una materia prima sube». En un mundo de polarización, Lula apuesta por el equilibrio y la paz alcanzable, más que perfecta.

Lula debe convencer a los grandes actores escépticos de que los intereses del sur global pueden divergir legítimamente de los del mundo desarrollado, y que una gobernanza global efectiva debe reflejar la influencia geopolítica de las potencias emergentes. Que aunque «Occidente y el resto» puedan estar en desacuerdo a veces, todavía pueden coexistir amistosamente en un sistema internacional reformado. CH

Articulo de la semana

La derecha radical sacude el mapa de la UE

Emmanuel Macron es ya el gran damnificado de estas  elecciones europeas en las que ya no hay forma de ocultar que el mapa político...

Entrevista exclusiva