domingo, abril 21, 2024
spot_img

De esta categoría

InicioCULTURAMedalla de la ciudad de Málaga para María Victoria Atencia

Medalla de la ciudad de Málaga para María Victoria Atencia

El pleno ordinario del mes de enero aprobó  por unanimidad la concesión de la Medalla de la ciudad de Málaga y nombramiento de Hija Predilecta de la Ciudad a la poeta María Victoria Atencia García.   

Durante la sesión, también ha sido aprobada por unanimidad la concesión de la Medalla de la Ciudad de Málaga y el nombramiento de Hija Adoptiva de la Ciudad a la Comisaría de Policía Nacional de Málaga

Este acuerdo ya fue aprobado el pasado 18 de enero en la comisión de Derechos Sociales, Vivienda, Participación Ciudadana, Cultura, Turismo y  Empleo, y completa el expediente iniciado a raíz de la moción institucional aprobada por unanimidad el 27 de septiembre de 2023 para dicha concesión y nombramiento como reconocimiento a su trayectoria como poeta y una de las figuras más influyentes de la Generación de los años 50.

El expediente  ha sido instruido por la concejala delegada de Cultura y Patrimonio Histórico, Mariana Pineda. Como se indica en la propuesta, con la entrega de esta distinción, la ciudad de Málaga quiere reconocer todos los méritos y destacar el importante trabajo literario y la excepcional labor que ha realizado la poeta María Victoria Atencia a lo largo de 70 años de prolífica producción.

En el expediente figuran las cartas de adhesión a esta propuesta, procedentes de las instituciones, personas y entidades conocedoras de su personalidad y su legado.

Victoria Atencia nace en Málaga, el 28 de noviembre de 1931, en el nº 1 de la Calle del Ángel y ha vivido siempre en el corazón de su ciudad o en sus más próximas afueras: desde su casa de los Montes, donde la ciudad  comenzaba a adentrarse en el campo, bajará ella diariamente –años de la guerra y de la inmediata posguerra- al Colegio de la Asunción (“Santa Clara”) para comenzar unos estudios que luego prosigue en el Colegio de la Sagrada Familia (“El Monte”).

 

 

En los años de la larga y difícil posguerra y en una Málaga aún sin universidad, no era frecuente que las mujeres tuvieran titulación académica superior, así que, cuando finalmente deja su colegio, cursa cuatro cursos de piano y armonía en el Conservatorio Superior de Música y en el Colegio del Monte, también pintura.

A los diecinueve años conoce a Rafael León, su marido más tarde, y por sugerencia del mismo se entrega de lleno a la poesía. María Victoria se casa cinco años después y de su matrimonio nacen cuatro hijos.

Comienza por entonces a publicarse en Málaga la revista de poesía  Caracola y María Victoria conoce a Alfonso Canales, quien durante años orientará sus lecturas y leerá sus borradores, y a Bernabé Fernández Canivell, que le abre su biblioteca.

Desde muy joven estuvo ligada a los poetas integrantes del grupo Caracola y es una de las exponentes femeninas de la generación de los años 50. Su trayectoria poética está determinada por tres etapas características: la primera, que abarca hasta 1961, y representa su inmediatez emotiva y expresiva; la segunda, que se inicia en 1971 con la obra Marta y María, en la que su fuente de inspiración se encuentra en lo doméstico; y la tercera, que comienza con El coleccionista de 1979 y en ella el tema central se centra en el arte, la pintura y la música. En 1971 obtiene el título de piloto de aviación. Es autora de diversas obras de poemas, entre los que destacan: Tierra mojada, 1953; Cuatro sonetos, 1955; Cañada de los ingleses, 1961; Los sueños, 1976; El mundo de M.V., 1978; Compás binario, 1979; Adviento, 1983; Trances de Nuestra Señora, 1986; De la llama que arde, 1988; forma parte del grupo de poetas hispanos que acudieron al segundo Festival Internacional de Poesía, celebrado en París en 1988; después publica La pared contigua, en 1989.

En 1990 aparecen dos antologías: La Señal en la colección Ciudad del Paraíso del Ayuntamiento de Málaga y la Antología Poética de la editorial Castalia. La Intrusa y El Puente son de 1992; después llega El vuelo, publicado por Litoral en 1997 y de ese mismo año Las Contemplaciones donde teje una mirada minuciosa, doméstica, atenta, detallada y limpia sobre el mundo.  El Hueco es de 2003 y De pérdidas y adioses de 2005.

María Victoria Atencia complementa su dedicación a la literatura con su afición a las técnicas de ilustración y grabado. Es traductora de italiano, y  algunas de sus obras se han traducido a diversos idiomas: francés, portugués, gallego, inglés, italiano, lituano, checo, búlgaro, rumano, polaco, sueco, árabe, hebreo, flamenco, latín y, sin duda, alguna lengua más.

Parte de su obra se encuentra en la Antología de la poesía española contemporánea: Voces de mujer, junto con otras trece poetas hispanas. Entre los premios que obtiene se encuentren, el Premio Nacional de la Crítica en 1997; el Luis de Góngora de las Letras Andaluzas en el año 2000; en 2005 recibe la medalla de oro de la Diputación y ese mismo año, por nombramiento de la Junta de Andalucía, el Título de Hija Predilecta de Andalucía. Recibe el Premio Real Academia Española de creación literaria 2012 por el libro El umbral y en 2014 es galardonada con el XXIII Premio Reina Sofía de Poesía Iberoamericana, siendo la cuarta mujer en  conseguirlo y la primera española.  CH

Articulo de la semana

China afirma que no quiere una guerra global

China argumenta que quiere la paz en el mundo pero sus esfuerzos reales para que persista son bastante tibios porque sigue poniéndose de perfil...

Entrevista exclusiva