domingo, abril 14, 2024

Con gran éxito se desarrolla el Tianguis Turístico México 2024

Como parte de las actividades en la celebración del Tianguis Turístico México 2024, el secretario de Turismo, Miguel Torruco Marqués, sostuvo una serie de...
spot_img

De esta categoría

InicioENCABEZADOSMéxico desplaza a China en el mercado estadounidense

México desplaza a China en el mercado estadounidense

El valor de los envíos al país vecino perdió dinamismo frente al 2022, pero aun así logró crecer en medio de la contracción global de las importaciones estadounidenses; el año pasado México también puso fin a 13 años de liderazgo chino en proveeduría.

El 2023 fue un año de matices en el comercio exterior de México con Estados Unidos: en un tono gris se inscribe la marcada desaceleración de las exportaciones nacionales a ese mercado, pero en un tono más claro, México fue uno de los socios mejores comportados en el contexto de la contracción del comercio exterior de su socio. Finalmente, en un tono brillante, México desplazó a China como primer proveedor del mercado estadounidense.

El año pasado, el valor de las exportaciones mexicanas de mercancías hacia Estados Unidos creció 4.6% a un récord de 475,607 millones de dólares, sin embargo, la expansión fue apenas una cuarta parte del avance de 18.3% observado en el 2022, de acuerdo con cifras del Buró del Censo de Estados Unidos.

De acuerdo con los datos de la balanza comercial de México publicados a finales de enero, el menor dinamismo reflejó el efecto de los menores precios del petróleo, que tumbó casi 15% el valor de este rubro de ventas externas (hacia todos los mercados, no únicamente hacia Estados Unidos), pero también una menor demanda de manufacturas no automotrices.

Pero, yendo a los matices, aún disminuido, el crecimiento de las ventas mexicanas en realidad resaltó en el escenario de una contracción de 4.9% del valor de las importaciones estadounidenses globales, que se contabilizó en 3.08 billones de dólares.

Desde otra arista, entre los 10 mayores proveedores al mercado estadounidense, solamente tres: México, Alemania y Corea del Sur, pudieron expandir sus ventas. Las teutonas subieron 8.9% y las coreanas lo hicieron apenas 0.7 por ciento.

En tanto, mientras las importaciones estadounidenses de mercancías mexicanas no dejaron de crecer, las exportaciones estadounidenses hacia México vivieron una realidad opuesta, pues se contrajeron 0.4% a 323,228 millones de dólares.

Lo anterior es destacable, pues en el 2022 se habían disparado 17.3 por ciento. Esta configuración de números dio lugar a que en el 2023 el déficit comercial Estados Unidos con México diera un salto de 16.7% a un monto récord de 152,379 millones de dólares.

En el 2016, en el contexto de la campaña electoral para elegir el presidente de Estados Unidos, el déficit estadounidense con México (y otros países) fue ampliamente criticado por el candidato republicano y a la postre presidente de Estados Unidos, Donald Trump.

Esta crítica fue la semilla que después dio origen a la renegociación del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) que, no sin momentos de tensión e incertidumbre, terminó convirtiéndose en el actual Tratado México-Estados Unidos-Canadá (T-MEC).

Un año antes de la campaña del 2016, en el 2015, el déficit comercial era de casi 60,000 millones de dólares, es decir, de menos de la mitad del desbalance del 2023, en la antesala de una nueva elección presidencial en la que Donald Trump se perfila para competir nuevamente.

En el 2023 también tuvo lugar el hito que significó el que México desbancara a China como primer exportador hacia Estados Unidos, arrebatándole un liderato que ostentaba desde el 2007, cuando a su vez el país asiático lo tomó de Canadá. Se puso fin a una era de 16 años.

En contraste con lo que sucedió con las exportaciones mexicanas, el año pasado el valor de los envíos de mercancía desde China a Estados Unidos se desplomó 20.3% a 427,229 millones de dólares.

En lo que va del siglo, las exportaciones chinas a Estados Unidos han retrocedido en apenas cinco ocasiones, siendo la mayor la del año pasado, que superó el descenso de 16.6% del 2019, cuando se recrudeció la guerra comercial que detonó Washington, bajo la administración Trump, contra Beijing.

De esta forma, la participación de mercado de México en las importaciones estadounidenses subió entre el 2022 y el 2023 de 14% a 15.4%, mientras que la de China se cayó de 16.5% a 13.9%, su nivel más bajo desde el 2004, cuando se ubicó en 13.4 por ciento.

Nota de El Economista de México/Octavio Amador. 

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva