martes, julio 23, 2024

Trump un veneno para la democracia

Hay cierto temor en Europa de que puedan repetirse las escenas dantescas del asalto al Capitolio en Estados Unidos, como escenario previo o posterior...
spot_img

De esta categoría

InicioENCABEZADOSTrump y Biden arrasan en sus nominaciones en el supermartes

Trump y Biden arrasan en sus nominaciones en el supermartes

Elecciones primarias de Estados Unidos 2024, Trump y Biden arrasan en el supermartes.

A pesar de enfrentar 91 cargos por delitos graves, fuertes sanciones civiles y un calendario legal repleto para 2024, Donald Trump emergió el supermartes como la presunta opción más fuerte del Partido Republicano como su candidato presidencial en noviembre.

El expresidente se ha asegurado 995 de los 1.215 delegados republicanos necesarios para hacerse con la nominación del Partido Republicano y es probable que alcance ese número en las primarias a finales de este mes.

Las contiendas del supermartes hicieron lo mismo para el presidente Joe Biden, entregándole 1.497 de los 1.968 delegados demócratas necesarios para la nominación de su partido en la Convención Nacional Demócrata en agosto.

La exgobernadora de Carolina del Sur, Nikki Haley, suspendió su candidatura sin respaldar al favorito del partido, diciendo: «Ahora depende de Donald Trump ganarse los votos de aquellos en nuestro partido y más allá de él que no lo apoyaron, y espero que lo haga».

«En el mejor de los casos, la política se trata de atraer a la gente a tu causa, no de rechazarla», continuó Haley en un discurso desde Charleston, Carolina del Sur. «Y nuestra causa conservadora necesita urgentemente más gente. Ahora es su momento de elegir».

Además de eso, Trump finalmente obtuvo el respaldo del líder republicano del Senado, Mitch McConnell, según informes de prensa. A pesar de las abrumadoras actuaciones, ninguno de los favoritos logró una barrida limpia el martes, ya que los reticentes de Haley en Vermont y una pequeña ola de oposición a Biden en Samoa Americana, así como una votación «no comprometida» en Minnesota, revelaron vulnerabilidades.

La salida de Haley de su campaña a largo plazo prácticamente consolida lo que los votantes esperaban: una revancha en noviembre entre Biden y Trump, cuya derrota en 2020 provocó un violento ataque al Capitolio de Estados Unidos.

Trump enfrenta cuatro cargos penales federales por intentos de subvertir los resultados de las elecciones presidenciales de 2020, un caso estancado por sus apelaciones legales para obtener inmunidad total contra el enjuiciamiento penal, un asunto que decidirá en los próximos meses la Corte Suprema de Estados Unidos.

El alto tribunal falló el lunes en otro enredo legal que involucra a Trump. Los jueces decidieron por unanimidad que Trump podría permanecer en la boleta de las primarias republicanas de Colorado después de que la Corte Suprema de ese estado lo destituyó basándose en una cláusula constitucional de la era de la Guerra Civil que prohíbe a los insurrectos ocupar cargos en el futuro.

En un discurso de victoria el martes por la noche desde su residencia de Mar-a-Lago en Palm Beach, Florida, Trump se centró en Biden, a quien llamó «el peor presidente en la historia de nuestro país». Trump culpó a Biden de la inflación y el aumento de la inmigración.

Trump sostuvo que fue víctima de un fraude electoral, una afirmación que ha sido ampliamente desacreditada, y de un ataque injusto por parte del Departamento de Justicia bajo Biden.

«De alguna manera, somos un país del tercer mundo», dijo el martes. «Somos un país tercermundista en nuestras fronteras y somos un país tercermundista en nuestras elecciones. Y tenemos que detener eso».

Trump ha afirmado constantemente que sus esfuerzos que condujeron al ataque del 6 de enero estaban destinados a contrarrestar los resultados electorales fraudulentos, pero no ha mostrado evidencia de fraude electoral determinante. Los tribunales desestimaron decenas de demandas que presentó tras su derrota en la reelección en 2020.

En el lado demócrata, como se predijo, Biden también terminó el supermartes como la clara opción demócrata en más de una docena de estados. Sin embargo, ni Biden ni Trump arrasaron limpiamente en las primarias y asambleas electorales de sus partidos en 16 estados y un territorio de Estados Unidos.

 

Los concursos se llevaron a cabo en Alabama, Alaska, Arkansas, California, Colorado, Maine, Massachusetts, Minnesota, Carolina del Norte, Oklahoma, Tennessee, Texas, Utah, Vermont y Virginia. Biden también ganó el voto por correo demócrata de Iowa el martes.

En el lado demócrata, Biden perdió un puñado de delegados en Minnesota ante votantes que eligieron «no comprometidos», aparentemente como protesta por la postura de la administración sobre el continuo bombardeo israelí de la Franja de Gaza. Hasta el miércoles por la mañana, casi el 19% de los votantes en las primarias del Partido Demócrata-Campesino-Laborista, el Partido Demócrata del estado, habían elegido «sin compromiso».

Después de que los resultados del martes dejaran en claro que Trump será el candidato republicano, McConnell de Kentucky, el funcionario republicano de más alto perfil que apoyó a Trump dijo que  Trump es lo mejor para Estados Unidos.

«Está muy claro que el expresidente Trump se ha ganado el apoyo necesario de los votantes republicanos para ser nuestro candidato a la presidencia de los Estados Unidos. No debería sorprender que, como candidato, tenga mi apoyo», dijo McConnell.

Haley no respaldó de inmediato a Trump después de una contienda primaria que se volvió cada vez más amarga a medida que el campo se reducía. Trump no mencionó el nombre de Haley en un discurso de victoria el martes por la noche y fue Biden quien hizo el primer llamado a sus votantes en una declaración de campaña el miércoles.

«Donald Trump dejó en claro que no quiere a los partidarios de Nikki Haley», dijo Biden en el comunicado. «Quiero ser claro: hay un lugar para ellos en mi campaña».

Biden dijo que los partidarios de Haley pueden no estar de acuerdo con él en muchos temas, pero podrían encontrar un terreno común en «preservar la democracia estadounidense, defender el estado de derecho, tratarse unos a otros con decencia, dignidad y respeto, preservar la OTAN y enfrentarse a los adversarios de Estados Unidos».

De cara al futuro, nueve delegados republicanos están en juego en Samoa Americana el jueves, y las contiendas por la nominación del Partido Republicano el 12 de marzo en Georgia, Hawái, Mississippi y Washington tienen un total combinado de 161 delegados.

Los demócratas en Hawái acuden a las urnas el jueves, donde Biden podría ganar 22 delegados. El 12 de marzo, el partido de Biden ofrece otros 235 delegados en las contiendas de Georgia, Mississippi y Washington.

Los siguientes dos mayores delegados tanto para Biden como para Trump se producirán el 19 de marzo, cuando un total de 350 delegados republicanos están disponibles en Arizona, Florida, Illinois, Kansas y Ohio, y 379 delegados del Partido Demócrata están en juego en esos mismos estados, excepto Florida, que no celebrará una contienda por la nominación demócrata este año.

Articulo de la semana

Patriotas por Europa promete cambiar a la UE

   Hace unos días, el medio de comunicación France 24, llamó la atención al dar una noticia inesperada en medio del cisma político que...

Entrevista exclusiva