martes, junio 18, 2024

México consolida su liderazgo internacional con 120 Distintivos Blue Flag

El secretario de Turismo del Gobierno de México, Miguel Torruco Marqués, presidió la Segunda Reunión del Jurado Nacional Blue Flag México 2024-2025, en la...
spot_img

De esta categoría

InicioTURISMO / OCIO EN ESPAÑAUn pueblo menorquín amenaza con no aceptar turistas

Un pueblo menorquín amenaza con no aceptar turistas

Encaramado sobre una pequeña bahía, el pueblo de Binibeca Vell en la isla española de Menorca ha sido durante mucho tiempo un imán para los turistas que buscan pasear por sus sinuosas y estrechas callejuelas bordeadas de villas encaladas.

Pero a medida que su popularidad aumenta en las redes sociales, lo que desencadena una estampida de selfies tomadas a lo largo de sus calles empedradas, los residentes amenazan con detener el acceso al pueblo por completo.

«El problema no son los turistas», dijo Óscar Monge, quien encabeza el grupo que representa a los 195 propietarios de Binibeca Vell. En cambio, señaló con el dedo a los funcionarios, quienes, según él, han abandonado a los residentes mientras lidian con el ruido generado por el desfile constante de visitantes y la basura que se acumula a diario. «Binibeca Vell no es un lugar de aventuras, sino que es una urbanización privada donde reside la gente», añade Monge.

Este es un debate que se desarrolla en toda España y gran parte de Europa, ya que los residentes piden a los funcionarios que hagan más a la hora de lograr un equilibrio entre sus necesidades y el aumento del número de turistas.

A medida que las menciones a Binibeca Vell se multiplicaron en las redes sociales, el número de visitantes se ha disparado a unos 800.000 al año, y la mayoría de ellos llegan entre mayo y octubre, dijo Monge. Este año, los residentes se están preparando para recibir hasta 1 millón de visitantes, agregó.

«Si la administración nos sigue dejando abandonados, en agosto llevaremos a cabo una votación entre los propietarios sobre si debemos cerrar el desarrollo», dijo.

La amenaza se produce tras años de quejas por parte de los residentes. En declaraciones al sitio web de noticias ElDiario.es el mes pasado, una residente expresó su frustración por la forma en que los turistas se habían comportado mientras visitaban el pueblo. «Entraron a las casas, se sentaron en sillas, tomaron cosas, se subieron a nuestras paredes, hicieron fiestas para beber al aire libre», dijo. «Si esto no se regula, sucederá todos los veranos».

Los residentes comenzaron a tomar medidas enérgicas el año pasado, pidiendo a los turistas que visitaran solo durante ciertas horas. El horario se endureció este mes para pedir que los turistas se detengan solo entre las 11 de la mañana y las 8 de la noche. «Queremos desayunar tranquilamente en nuestras terrazas y dormir tranquilamente sin ruido», dijo Monge.

La solicitud en el sitio web del pueblo también pide a los turistas que se abstengan de «entrar en las casas» y «trepar por los balcones». La solicitud va acompañada de una serie de fotos que muestran a un turista tendido en el hueco de una escalera y a otro sentado en la silla de un residente.

Al parecer, en el centro de la postura de los residentes se encuentra un acuerdo caducado con los funcionarios locales. El año pasado, los residentes recibieron 15.000 euros para la recogida de basura, mientras que los funcionarios se comprometieron a mejorar la formación de los guías turísticos que visitan la zona y a frenar el transporte público en la zona.

Hasta el momento, el acuerdo no ha sido renovado. Como ambas partes se culpan mutuamente, está previsto que se reúnan en los próximos días. «Vamos con muy pocas esperanzas, para ser honesto», dijo Monge. CH

Articulo de la semana

La derecha radical sacude el mapa de la UE

Emmanuel Macron es ya el gran damnificado de estas  elecciones europeas en las que ya no hay forma de ocultar que el mapa político...

Entrevista exclusiva