martes, mayo 28, 2024
spot_img

De esta categoría

InicioGASTRO LUXURY ESPAÑABlanco Virgen Extra, el aceite gourmet

Blanco Virgen Extra, el aceite gourmet

Se trata de un aceite de oliva gourmet exquisito elaborado por la firma Blanco. La marca combina un profundo conocimiento de su finca y la intuición que otorga cinco generaciones de tradición familiar para la selección de la mejor parcela con la que elabora su Virgen Extra de marca propia y de producción limitada.

Como otros productos agrícolas, la climatología y los atributos del suelo tienen un impacto directo en las características organolépticas —sabor, color, textura, aroma— del aceite de oliva Virgen Extra, un producto gastronómico de gran complejidad.

La temperatura o la cantidad de precipitaciones varían año a año y son factores que el productor no puede controlar. Asimismo, el clima tiene impactos distintos dependiendo de la orientación de los árboles, la altitud del suelo y su composición (bujeo, caliza o piedra, por ejemplo).

Aceite Blanco Virgen ExtraBasándose en el análisis de las hojas del olivo y del suelo, actúa —siempre con criterios ecológicos— para obtener la mejor cosecha. Pero la marca va un paso más allá, y elige exhaustivamente la parcela concreta que cuenta con las mejores condiciones para obtener un producto excepcional: su Virgen Extra de marca propia.

Esta es una práctica ya aplicada en otros cultivos, como la vid, para la producción de vinos de “terroir” o “single slot”, pero que la familia Blanco traslada a la olivicultura.

Como si de un sastre se tratara, la familia selecciona en cada cosecha una parcela con unos 500 árboles u ocho fanegas de tierra. Ese “retazo”, que puede tener una forma muy caprichosa, requiere un trabajo exhaustivo y minucioso que combina el profundo conocimiento de la finca, la evaluación de la naturaleza y la intuición que otorga la larga experiencia y tradición familiar.

Esa selección artesanal de la parcela —que cambia año a año— es la que, de hecho, inspiró la imagen de la marca, orquestada por el premiado estudio de diseño Buenaventura. Su cuidado packaging traslada ese trabajo artesanal de manera muy tangible. Cada etiqueta es pegada a mano, añadiendo un factor muy sensorial y agradable al tacto.

Son solo unas cuantas botellas de las variedades arbequina y hojiblanca las que se colocan en el mercado cada año: un producto mimado, preciso y exclusivo para aquellos que aprecian la calidad de un producto con identidad propia, expresión fiel de su terreno de origen. CH

Articulo de la semana

Los fondos europeos, nebulosa en su seguimiento

“Nos hemos vuelto todos locos. Pensar que se pueden emplear estas cantidades tan enormes en el corto plazo no es realista. Se exageró todo,...

Entrevista exclusiva