miércoles, julio 17, 2024

Rumanía y Bulgaria quieren entrar en el euro

Cada dos años, el BCE publica un informe en el que recoge los avances realizados por los países que están en la lista para...
spot_img

De esta categoría

InicioARTÍCULO DE LA SEMANACon guantes de seda, el BCE mueve ficha

Con guantes de seda, el BCE mueve ficha

“En Estados Unidos tenía sentido normalizar los tipos, pero no llevarlos hasta el 5%. Deberían estar bastante más abajo. El diagnóstico de los bancos centrales ha sido erróneo. Creen que la inflación se debe a una demanda mayor que la oferta. Y no es así. Los tipos altos no han ayudado a solucionar la escasez de chips o el precio del petróleo por la guerra de Ucrania. De hecho, han empeorado las cosas. Powell no es economista y no entiende las causas de la inflación”

Joseph Stiglitz, Premio Nobel de Economía

 

Con todas las miradas puestas en un giro de su a política monetaria, el BCE, su presidenta Christine Lagarde, en la primera semana de junio bajaba un cuartillo de punto el precio del dinero, tímidamente, pero cumpliendo lo que había adelantado en sus previsiones de la última reunión de su Consejo de Gobierno en abril. Se acometía la primera subida del tipo de interés oficial en Europa, en once años. Lo curioso, a menos de una semana de esta reunión de la cúpula del BCE, la oficina de estadísticas comunitaria Eurostat difundía el dato adelantado del IPC de la eurozona en mayo, que registraba un inesperado repunte de dos décimas, hasta el 2,6%, en absoluto exagerado y que pueda poner en peligro la continuación del movimiento de bajada iniciado, pero sí podría retardarlo.

SUPEDITADO A LA EVOLUCIÓN DE LA INFLACIÓN

Lagarde sostiene que la bajada de tipos desde sus máximos históricos dependería de los datos disponible en cada momento, y lo que apunta el dato de inflación de mayo en la zona euro es la aceleración del coste de los alimentos fresco, la energía y los servicios. Este último, elemento de sorpresa, que preocupa a los analistas al poder indicar el afloramiento de tensiones inflacionistas larvadas a lo largo de la cadena de suministros durante los últimos meses. Añadir a ello, que parece esquivar la recesión al crecer un 0,3% en los tres primeros meses del año (año 2023: 0,1%). Si los próximos meses confirmaran el inicio de un nuevo ciclo con los precios en ascenso, el BCE se vería forzado a revisar sus planes para inducir una relajación pese a la evidente debilidad del crecimiento económico en el continente.

A ello hay que contraponer el frenazo que han sufrido las expectativas de subidas de los tipos de interés al otro lado del Atlántico. Donde la inflación de Estados Unidos se mantiene en el 3,4%, lejos del también objetivo del 2% de la Reserva Federal. Espoleada por resentirse el crecimiento y una bajada de la tasa de paro por debajo de previsiones. De forma que cuando antes se esperaban hasta siete recortes de tipos en aquel escenario a lo largo del año, los analistas apenas descuentan una o dos bajadas en el mismo.

ASIMETRÍAS EN LAS POLITICAS MONETARIAS

Divergencias entre políticas monetarias con tipos de referencia del 4,25% en Europa y de entre el 5% y 5,5% en Estados Unidos. Ello conduce a un mayor debilitamiento del euro con respecto al dólar, encareciendo lo que se compra de fuera en dólares y por lo tanto sinónimo de inflación importada, ante el encarecimiento de materias primas como el gas y el petróleo. El escenario, como no cambien las tornas no parece el propicio para la bajada de tipos que se esperaba. La inflación que es su termómetro, tiene todavía bastante recarga de mercurio en el mismo.

La economía española marcha a buen ritmo, su PIB quintuplicó el promedio de la zona euro en 2023, habiendo comenzado el año con la misma cifra de crecimiento en el primer trimestre del 2014, que en el último del pasado: 0,7%, esperándose para el segundo algo similar por el adelanto en el tirón del turismo, que comienza por fin a desestacionalizarse, alargando el periodo de su actividad. En un contexto, donde una Francia con problemas solo crece en el primer cuarto del año el 0,2%, y Alemania, saliendo de cifras negativas en el cierre 2023, asoma con otro tímido 0,2%, y la eurozona se limite al 0,3%.

NUESTRO DIFERENCIAL DE CRECIMIENTO, CAUSAS POSIBLES

Los expertos achacan nuestro diferencial de crecimiento a varios factores: la pujanza del turismo, 24 millones de turistas hasta finales de marzo, con un crecimiento de las cifras del 14% respecto al año precedente, con significativo aumento del gasto por visitante. La aportación de este sector al PIB ya supera el 13%.

En segundo lugar, la fortaleza del mercado laboral, con 21,3 M. de personas afiliadas a la Seguridad Social, lo que está sosteniendo la demanda. En tercer lugar, añaden otras fuentes, la contención de los precios energéticos por la mayor utilización de las renovables, lo que ha castigado menos a nuestra economía en comparación con otras europeas. En cuarto lugar, los Fondos europeos, a pesar de lo difícil y lenta que está siendo su ejecución. Lo que no se puede olvidar es que son 160.000 millones entre ayudas y créditos que, convierten a nuestro país en el principal receptor junto a Italia y que se espera se traduzcan a pesar de la remora en la ejecución, en inversiones transformadoras. En el monográfico que dedicamos a estos recursos en una tribuna reciente, ya poníamos de manifiesto que, a pesar de las dudas en la cuantificación de lo ejecutado, esto por bajo que fuera se debía estar notando. En mi caso, añadía la expresión: “si no de qué” refiriéndome a nuestro crecimiento diferencial en Europa.

En los primeros días de junio, Bruselas ha desbloqueado el cuarto pago de los Next Generatión para nuestro país, que ascienden a 9.84r2 millones, quedando por recibir unos 32.000 millones en transferencias no reembolsables, además de préstamos por  80.000 millones

NUESTRA INFLACIÓN RETOMA LA SENDA ALCISTA

En nuestro país la inflación acumula tres meses consecutivos de alzas impulsada por el coste de la electricidad y los carburantes, además de la retirada paulatina de las medidas fiscales para modular el impacto de la espiral inflacionista en consumidores. El anuncio del Gobierno de instaurar parte de estas, bajadas de IVA en alimentos básicos y de primera necesidad, va en este sentido. La del aceite, suprimir el impuesto temporalmente, es un paso importante. En cuanto a ese calentamiento inflacionario, algo parecido ocurre a economías como Bélgica, Croacia y Portugal, que se convierten como España, cuarto país europeo con inflación más elevada, en puntas de lanza del regreso de la amenaza inflacionista.

¿Que hay sombras?  También. Los analistas de BBVA Research, pronostican que el auge del turismo empezará declinar el próximo año, por la saturación de algunos de los destinos de nuestra oferta en muchos enclaves, y porque el ajuste que supone   la aplicación de las reglas fiscales estancará las posibilidades de consumo de los no residentes que nos visitan y limitará su llegada en el 2025. La solución sigue estando en seguir desestacionalizando la llegada de turistas, al no poder crecer más, saturadas y en el límite, nuestras principales localizaciones de la oferta en los tres meses del verano. Por otra parte, es indudable que el sector viene tensionando el aumento de los precios y, lo que es peor, puede acabar expulsando a otras actividades, a pesar de que nos encontramos con un sector cíclico, en absoluto estable en el tiempo

SOMBRAS DETRÁS DE LO QUE RELUCE

Nuestra deuda pública se dispara al 109% del PIB a pesar del dinamismo del crecimiento que hace que el numerador del cociente ayudado por la inflación, reste fuerza al crecimiento desmesurado del divisor: 1,61 billones de euros tras crecer un 5,1% en tasa interanual, agregando 77.600 millones y marcando un nuevo récord en valores absolutos. Ello a pesar de la mayor recaudación fiscal que se viene produciendo, son datos del Banco de España.  En el primer cuatrimestre de este año, la Agencia Tributaria ha registrado un incremento de ingresos del 7,3%, hasta los 97.339 millones de euros, casi 7.000 millones más que el mismo periodo del 2023, un ejercicio que, hasta el momento, ha cosechado la máxima recaudación de la historia. Entre los años 2019 y 2023, ha pasado de 86.000 a 124.000 millones en el caso en concreto del IRPF, debido al efecto inflación que produce el 50% del alza del IRPF, según Banco de España. Por ello es “un grito y un clamor desesperado” la solicitud, desde hace tanto tiempo, de deflactar las tarifas de este impuesto, que incidiría de forma manifiesta en beneficio de la demanda y el consumo, vitales para el crecimiento.

En PIB per cápita en paridad de poder de compra sobre la media de UE, nuestro país ha pasado bajo la égida del nuevo Gobierno, de un 92,8% a en 2017 a un 88,6%. Perdidos 4,2 puntos de convergencia con Europa. Ganando evidentemente en pobreza, rango en que se sitúan los países euro por debajo del 90% de este indicador.

Otra comparación que nos evita caer en la propaganda fácil: “El va como un cohete” es que entre 2019 y 2023, con datos de Eurostar, calculado el PIB en términos constantes, mientras que las Eurozona crece un 3,93% y la UE un 3,60%, España lo hace en el 2,48%. Somos también el país que líder la tasa de paro en el continente, más acusado aun en el paro juvenil. Y que, con el último dato a mano publicado por Eurostat y referido al 2022 somos el cuarto país de la UE con mayor porcentaje de población en riesgo de pobreza. ¡Vamos, cómo para lanzar las campanas al vuelo!

INVERSIONES, LAS BOSAS SE RESIENTEN

En este contexto y volviendo a las inversiones, seguimos viviendo tiempos de turbulencias por el tema interno, caminamos sin presupuestos, la legislatura cogida con alfileres, y pendiente a estas alturas de la indefinición sobre un gobierno en Cataluña, las concesiones a esta autonomía y, para no ser menos los problemas, abierto el melón de la financiación territorial. Una asignatura pendiente. También, otros temas preocupantes: la financiación del déficit de las pensiones, caballo desbocado; o el propio del país; el ya comentado caso de la deuda; la ausencia de un apremiante plan de consolidación fiscal o un nuevo plan hidrográfico nacional a la vista de la obsolescencia del antiguo y la problemática de cara al futuro que plantea el agua.

En el entorno europeo los problemas no son menores, lo refleja el índice PMI Compuesto de la eurozona, que en lo que va de junio ha retrocedido hasta los 50,8 puntos desde los 52,2 de mayo, marcando su nivel más bajo en tres meses. La desaceleración del avance del sector servicios, que venía siendo el impulsor de la reactivación, coincidiendo una industria renqueante que a junio ha sufrido una reducción aún más pronunciada, marcando en su producción mínimos de seis meses.

No cabe duda que, Francia, la segunda economía del euro, que junto a la situación de Alemania están en el epicentro de todo, su actividad -servicios e industria- se ha encogido en junio, por segundo mes consecutivo. En este caso, el índice PMI de actividad total en Francia cae en junio hasta los 48,2 puntos desde los 48,9 de mayo, adentrándose en terreno de contracción que marcan los 50 puntos. Y también los servicios que descienden desde los 49,8 puntos de mayo hasta los 48,2 de junio. En el resto de los países de la zona, aunque su ritmo de crecimiento se atenuó los indicadores todavía muestran cierta fortaleza.

LASTRADA POR LA INCERTIDUMBRE EN FRANCIA

La renta variable, las acciones, los inversores se paralizan ante la ausencia de un horizonte claro sobre la relajación monetaria, la problemática de Francia y los resultados de los comicios europeos. La incipiente bajada de tipos, especialmente el cambio de sesgo, hace que se beneficien: Inmobiliarias, empresas de renovables y compañías con mucha deuda se benefician, pero sería necesario que baje más el precio del dinero. Los bancos resisten el envite del primer recorte, es muy poco para que afecte a sus resultados, el precio del dinero sigue en niveles elevados tras la travesía de tipos a cero, que aún se recuerda.

A la vista de todo ello, empresas con proyección en los sectores mencionado son las más atractivas. No se puede olvidar que, en el Ibex, por este concepto hay 15 empresas que baten la inflación. Tirando de la lista: Enagás con el 11.68%; Endesa con un 11,15% o CaixaBank que ofrece un 7,52%. El Ibex luce el mayor rendimiento por dividendos en 109 años, siendo nuestra Bolsa la que cotiza con la segunda rentabilidad por dividendo más atractiva de Europa. A nivel internacional se está produciendo una apuesta vertiginosa hacia las empresas que ponen su objetivo en la inteligencia artificial: los siete magníficos, entre los que destacan: Microsoft y Alphabet, ambas convertidas en avanzadilla de la macrotendencia de moda y teniendo todavía recorrido al alza.

RENTA FIJA, BAJADA DE TIPOS AÚN INSUFICIENTE

En la renta fija, los bonos, con la incipiente bajada de los tipos, la ventana de oportunidad sigue abierta. Los rendimientos de las letras del Tesoro entre el 3,36% y 3,58% siguen siendo una opción atractiva. En estos momentos de indefinición en el calendario de continuidad de estas bajadas, son más recomendable los fondos de renta fija que adquirir los bonos. Fondos que están invirtiendo en bonos de corta duración, de hasta cinco años, donde precisamente estas duraciones cortas conllevan poco riesgo. Aunque, sus rentabilidades vienen siendo más bajas que las que ofrecen las letras del Tesoro, que también vienen casi superando las rentabilidades de la deuda corporativa o de empresas. Así el bono de Telefónica a 3 años, ofrece más o menos, un 3,5% de rendimiento anual. En este caso su dividendo en bolsa, 6,79%, supera ampliamente el rendimiento de sus bonos. Por otra parte, los resultados de las recientes elecciones europeas y el adelanto de los comicios han afectado a los bonos franceses, con caídas fuertes en sus precios y aumento de rentabilidades al mismo tiempo que la prima de riesgo toca máximos desde 2017. Algo que hay que seguir de cerca por efecto contagio. En definitiva, ante tanta incertidumbre tampoco es el mejor momento para los bonos.

LA VIVIENDA Y SU DESENFRENO

Dado que la motivación de la compra sigue estando en la inversión y en el alquiler, ante ello el incipiente despertar de la obra nueva no va a aliviar la demanda real, adquisición para vivir, insatisfecha. Un problema grave al que no se le ve solución a corto plazo, aunque el déficit de oferta coincida con la disponibilidad de suelo urbano asequible sin desarrollar. El gran desequilibrio del mercado español: el 78% quiera comprar, pero solo el 15% vender.

Sigue el aumento del precio, en mayo un 7,3% frente al mismo mes 2023 y un 3,1% frente a febrero de este año. El precio medio en España y en lo que va de año, está en 2.120 euros m2, y en Andalucía en 2.159 euros m2, aunque existen acusadísimas diferencias en el caso de capitales de provincias o zonas tensionadas.

El precio de los alquileres turísticos se dispara y limitar la oferta, algo tan necesario en enclaves tan saturados, solo conseguirá que aumenten los precios. Estas limitaciones debieran comenzar por retirar del mercado los pisos ilegales en este mercado, algo que debiera tener prioridad sobre otras medidas. Todo ello viene motivado por la fortaleza que está demostrando la demanda internacional, algo que no es seguro se siga manteniendo con la misma intensidad en los próximos años. Mientras tanto y en estos días el alquiler turístico en costa se está elevando hasta los 1.160 euros por semana, mientras que, en zonas exclusivas, Baleares, Málaga…etc, llegan a superar los 3.000 euros.

En cuanto a previsiones, los precios de la vivienda podrían crecer este año, en el caso de las nuevas un 6% y en usadas, un 5%. Por lo que es un mercado al que no se le ve pizca alguna de agotamiento por ahora. Es más, ante una continuación de la bajada de tipos por parte del BCE, ello haría mejorar las condiciones de financiación y en tal sentido tensionando aún más la demanda, que, ante la falta de respuesta por parte de la oferta seguiría presionando sobre los precios. Esa escasez de oferta marca el paso y como venimos observando está augurando próximas subidas de precios, por lo que los expertos señalan que el momento de comprar es más ahora que después.

La vivienda, mientras tanto, seguirá siendo un problema social grave, conviviendo ello con el hecho de que se vea convertida en una consistente oportunidad de inversión.

Articulo de la semana

Patriotas por Europa promete cambiar a la UE

   Hace unos días, el medio de comunicación France 24, llamó la atención al dar una noticia inesperada en medio del cisma político que...

Entrevista exclusiva