domingo, mayo 26, 2024
spot_img

De esta categoría

InicioCONEXION HISPANOAMÉRICAEspaña al frente de la Presidencia del Consejo Europeo

España al frente de la Presidencia del Consejo Europeo

Durante la Presidencia de turno del Consejo de la Unión Europea que España asume este 1 de julio para los próximos seis meses, el Gobierno español tendrá como misión cerrar los grandes asuntos pendientes del bloque.

España asume la Presidencia en un momento en el que hay una multitud de expedientes legislativos abiertos sobre la mesa, algunos de ellos de especial interés para el Gobierno, como la reforma del sistema de asilo, la del mercado eléctrico o de normas fiscales.

«La cuestión migratoria estará durante la Presidencia española en el centro del debate y otros expedientes concretos, en los que España invertirá mucho capital, ocuparán un lugar central, como -por ejemplo- la reforma del mercado eléctrico, la reforma de las reglas fiscales, las cuestiones que tienen que ver con el pilar social…», afirma a RTVE.es la investigadora del Real Instituto Elcano, Raquel García. «Serán algunos de los expedientes de los que, sin duda, van a dar que hablar durante la Presidencia española», añade.

También estarán sobre la mesa asuntos como la posible creación de un Ejército europeo con el fin de evitar que los países miembro tengan que depender de otras naciones para garantizar su seguridad.

Se hablará de la coordinación de los procesos de migración y asilo. Desde 2014, al menos 26 mil 900 migrantes han muerto o desaparecido en el mar Mediterráneo, lo que supone casi la mitad de las 56 mil víctimas registradas en todo el mundo, según cifras de la Organización Internacional para las Migraciones.

Consejo Europeo Los ministros de Interior de los países de la Unión Europea han alcanzado recientemente un acuerdo sobre la reforma del sistema de asilo del bloque con el apoyo de todos los países miembros, excepto Polonia y Hungría.

El acuerdo tiene como objetivo establecer una respuesta coordinada para manejar las llegadas irregulares de solicitantes de asilo y migrantes. Según la fórmula acordada, cada año se reubicarán como mínimo a unos 30 mil solicitantes de asilo y el pacto estipula que aquellas naciones que no acepten dar asilo a la parte que les corresponda deberán pagar una compensación de 20 mil euros por cada traslado rechazado.

«Lo que se ha aprobado es la posición del Consejo. Ahora lo que queda es negociar con el Parlamento Europeo antes de que la reforma pueda entrar en vigor», explica García. «Desde luego, todo esto estará sobre la mesa durante la Presidencia española. Habrá que ver cómo avanzan los trílogos», añade en referencia a los grupos informales formados para cada una de las propuestas legislativas en los que participan la Comisión, el Parlamento y la Presidencia del Consejo.

El acuerdo allana el camino para cumplir el objetivo de cerrar el Pacto sobre Migración y Asilo antes de junio de 2024, cuando se celebrarán las próximas elecciones para el Parlamento Europeo. Durante su Presidencia, España espera concluir el acuerdo migratorio y el presidente del Gobierno ha asegurado que el trabajo está muy avanzado.

En este sentido, los expertos consultados coinciden en que lo más probable es que las predicciones se cumplan y la reforma entre en vigor durante el semestre.

«El Pacto sobre Migración y Asilo tiene mucho que ver con una de las prioridades establecidas por el Gobierno durante la Presidencia europea: el de la unidad», señala el profesor de Relaciones Internacionales de la Universidad Pontificia Comillas, Manuel López Linares. «Se ha llegado a un acuerdo suficiente en el que Polonia y Hungría están en contra, pero sería suficiente -a pesar de su voto en contra- para sacarlo adelante en el Consejo. Luego tiene que pasar también el trámite del Parlamento Europeo. Su traducción a ley europea puede tener lugar en el semestre español», indica.

Por su parte, el profesor y experto en liderazgo político de la Universidad Europea, Moisés Ruiz, asegura que la migración y asilo es uno de los asuntos pendientes que es «fundamental» durante la Presidencia española y que interesa a España.

«El Gobierno español tiene que elevar su voz en estos seis meses y que Europa se comprometa a mejorar un estatuto del refugiado y a coordinar los procesos de migración y asilo. Tenemos la frontera con Marruecos y, en el caso de Italia, tiene la frontera con Túnez», afirma Ruiz, quien añade que «si se impulsa con fuerza y se lleva a todas las reuniones como prioritario», la reforma del sistema de asilo puede entrar en vigor en los próximos seis meses.

«Sería muy bueno acabar la Presidencia con este éxito, entre otros. Es algo que -no solo a España- está afectando a Europa y hay que regularlo de acuerdo con las nuevas condiciones», recalca.

Más acciones

El futuro Ejército europeo, con partidarios y detractores. La noción de un Ejército europeo ha existido durante años, pero la guerra en Ucrania hecho que crezca la necesidad de que los países de la región no dependan de otras naciones para garantizar su protección. Y este es otro de los asuntos pendientes en la Unión Europea, a juicio de algunos gobiernos.

La mayoría de los países miembros de la Unión Europea forma parte de la OTAN. Sin embargo, es Estados Unidos -la nación que más invierte en defensa de la Alianza- la que garantiza en buena parte que todos los socios estén protegidos.

El Alto Representante de la Unión Europea para la Política Exterior y de Seguridad Común, Josep Borrell, ha criticado en reiteradas ocasiones el hecho de que los Veintisiete no cuenten con un Ejército propio y, recientemente, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se ha manifestado a favor de la creación de un ejército común al que contribuyan personal y recursos todos los Estados de la UE.

«España siempre va a estar a favor de avanzar en la integración en la política exterior y, en concreto, en la seguridad y defensa», indica la investigadora del Real Instituto Elcano, quien recalca que «esta no es una decisión únicamente de España, sino de todos los Estados miembros».

«Hay una división entre aquellos que apuestan por más capacidades europeas y los que apuestan por mantenerse en mayor medida bajo el paraguas de la OTAN. Aun así, se han dado avances como todo el tema de la compra y la inversión conjuntas en asuntos de seguridad y defensa», afirma García.

Por su parte, López Linares destaca que «el hecho de que el Alto Representante para la Política Exterior, que está a favor del desarrollo de la autonomía militar estratégica, sea una persona que ha sido ministro de Exteriores en el Gobierno actual de España, va a permitir sin duda que el Gobierno español impulse algo en esa materia».

«Va a facilitar que se ponga encima de la mesa», asegura el profesor, quien subraya que también «va a depender del Gobierno que surja» de las elecciones generales que se celebrarán en España el 23 de julio. «En la coalición actual hay una parte algo más contraria a estas iniciativas de defensa y, por otro lado, la extrema derecha tiene un matiz euroescéptico muy fuerte, y delegar cuestiones de defensa a nivel supranacional no le interesa en absoluto. Si sale un Gobierno que no se apoya en los extremos va a ser más sencillo sacar estas cuestiones adelante (…). Todo puede debilitarse dependiendo de qué socios», añade.

Consejo Europeo Luego están las reglas fiscales y mercado eléctrico, «especialmente importantes» para España. Entre otros asuntos relevantes que tiene pendientes la Unión Europea ahora que España va a asumir su Presidencia también se encuentran las reglas fiscales y el mercado eléctrico, dos temas que son «especialmente importantes» para el Gobierno español, según la investigadora del Real Instituto Elcano.

La necesidad de llevar a cabo la primera reforma del mercado eléctrico en dos décadas nació en 2022 con la crisis de precios de los hidrocarburos y su efecto en la factura de la luz. Por esta razón, Bruselas decidió acelerar la desconexión de los combustibles fósiles de Rusia, a la que acusan de emplear la energía como «arma de guerra».

En otro asunto, los ministros de Energía de la UE han fracasado recientemente en su intento de llegar a un acuerdo para que la reforma del mercado eléctrico incentive contratos a largo plazo con generadores de energías nucleares y renovables debido al rechazo de Alemania y Luxemburgo, que consideran que beneficia en exceso a Francia. El objetivo ahora es cerrar la nueva ley antes de que acabe la actual legislatura europea.

«En las cuestiones del mercado eléctrico ha habido muchos meses de intentos de cambios. Por ejemplo, el Midcat, que era la tubería por la que España iba a vender gas a Francia y Alemania. No está claro por donde puede tirar la cosa», opina López Linares.

Durante su Presidencia de turno, el Gobierno español también tiene como objetivo establecer una tasa impositiva corporativa mínima en todos los Estados miembros y finalizar la unión bancaria.

«Se van a buscar acuerdos para tratar de acotar la evasión fiscal de algunas multinacionales que consiguen no pagar impuestos en la Unión Europea, a pesar de los beneficios que obtienen», explica el profesor. «Ahí va a haber impulso también, otra cosa es que haya acuerdo», recalca. Con información de agencias.

Articulo de la semana

Los fondos europeos, nebulosa en su seguimiento

“Nos hemos vuelto todos locos. Pensar que se pueden emplear estas cantidades tan enormes en el corto plazo no es realista. Se exageró todo,...

Entrevista exclusiva