lunes, junio 24, 2024

Claudia Luna Palencia logra una exitosa firma en Feria del Libro de Madrid

En horario estelar, la escritora, periodista y economista hispanomexicana, Claudia Luna Palencia participó en la Feria del Libro de Madrid, el pasado sábado 15...
spot_img

De esta categoría

InicioARTÍCULO DE LA SEMANALas armas primero ante el temor de una guerra global

Las armas primero ante el temor de una guerra global

No hay dinero para escuelas, ni para reforzar el sistema sanitario, pero sí para armas: el gasto militar mundial aumentó 3.7% en términos reales en 2023 respecto del año inmediato anterior tras destinarse la cantidad de 2.44 billones de dólares.

          De acuerdo con el informe presentado por el Instituto Internacional de Investigación para la Paz de Estocolmo (SIPRI) solo cinco países acumulan el 61% del gasto en defensa global; la lista está encabezada por Estados Unidos con 916 mil millones de dólares; le sigue China, con 296 mil millones de dólares; después figura Rusia con 109 mil millones de dólares; luego India, con 83 ml 600 millones de dólares y en quinto puesto, Arabia Saudita, con 75 mil 800 millones de dólares.

          Estados Unidos es el país que más dinero destina  para su seguridad y defensa esa  ha sido su piedra angular desde el final de la Segunda Guerra Mundial; por sí solo representa el 37% del gasto militar total global. Su presupuesto es tan exorbitante que  suma todo lo que gastan los nueve países  que le siguen en la lista del ranking del mayor gasto militar.

          Con respecto a China, triplica lo que Beijing destina a su industria de defensa y casi nueve veces lo que el Kremlin gastó el año pasado y eso que sigue desarrollándose la invasión de las tropas rusas a Ucrania.

          La Unión Americana elevó 2.3% su gasto en defensa y  aunque otros países quedan mucho muy atrás en cuanto al monto destinado por el  Pentágono, también están pertrechándose; por ejemplo,  los países europeos  están comprando más armamento ante el temor de una guerra con Rusia.

          Sin embargo, son cinco naciones europeas las que se ubican entre las primeras quince se trata de: Reino Unido con 74 mil 900 millones de dólares; Alemania con 66 mil 800 millones de dólares; está el caso de Francia, con 61 mil 300 millones de dólares; el de Italia con 35 mil 500 millones de dólares y Polonia, con 31 mil 600 millones de dólares.

          La situación de Polonia es paradigmática: desde 1947 hasta 1990 estuvo bajo la esfera de la influencia soviético-comunista y teme que pueda ser invadida por el ejército ruso bajo las órdenes del dictador, Vladimir Putin, que se ha convertido en el azote de los europeos. Ante este miedo,  el gobierno de Andrzej Duda, ha incrementado 75% el gasto militar.

          También está la situación de Finlandia y  Dinamarca, ambos países nórdicos, son dos flamantes nuevos miembros de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) y en cierta medida eso los obliga a destinar más dinero a su defensa: el primero, lo ha subido 54% hasta los 7 mil 30 millones de dólares; y el segundo,  39% hasta los 8 mil 100 millones de dólares.

Si bien hay varios conflictos en el mundo, dos son los que más ocupan la atención por sus dimensiones geopolíticas y también geoeconómicas: la invasión de las tropas rusas a Ucrania que ya supera los dos años y que vive sus días más cruciales; y la guerra que libra Israel contra Hamás  en la Franja de Gaza y que ya ha provocado confrontaciones con Irán, Líbano, Siria y los hutíes de Yemen.

          Resulta llamativo que Rusia ha logrado evadir el golpe de efecto de las múltiples sanciones comerciales, económicas, financieras y de inversiones así como quedar excluido del sistema de pagos internacionales; lo ha hecho gracias al apoyo de China, India, Irán, Corea del Norte, Bielorrusia y de otros países africanos y asiáticos.

          No se ha ido a la quiebra como quería la Casa Blanca. El Kremlin sigue siendo desafiante y el año pasado incrementó 24% su gasto militar hasta los 109 mil millones de dólares, esto es muy relevante, ningún país europeo lo supera ni remotamente se acerca.  El FMI  señala que el año pasado la economía rusa creció 3.6 por ciento.

A su vez está Ucrania, el gobierno de Kiev, tiene una economía de guerra  es el país invadido; no solo vive una destrucción de capital, sino fundamentalmente una destrucción de vidas: muchos son soldados entre los 25 y 40 años de edad.  Ha pasado de caer más de un 30% en 2022 a cerrar el año pasado con un PIB de 5.3 por ciento.

El gobierno de Volodímir Zelenski ha recibido  desde el inicio de la guerra, 24 de febrero de 2022, más de 44 mil millones de dólares enviados por el gobierno norteamericano para comprar más armas; pagar a los soldados y nuevos reclutas y oxigenar los pagos del sector público y el gobierno federal.

Por su parte, la UE ha otorgado a Ucrania 33 mil millones de dólares; sin embargo, en los  meses ´más recientes ha ido menguando la capacidad de resistencia de las tropas ucranias ante la falta de municiones y de la artillería necesaria para frenar la destrucción rusa a través de los misiles.

El presidente Zelenski declaró hacer un par de meses  que 31 mil soldados ucranios han perdido la vida desde que inició la invasión rusa; el Pentágono cree que la cifra podría ser el triple de la mencionada por Kiev mientras que las bajas rusas serían de más de 50 mil  según la BBC y más de 100 mil según el Pentágono.

El pasado 24 de abril, el Senado estadunidenses promulgó un  proyecto de ley que destina 95 mil millones de dólares en ayuda exterior (sobre todo para comprar armas) para Ucrania, Israel y Taiwán; el proyecto llevaba seis meses paralizado en el Congreso y ha salido finalmente  aprobado por ambos partidos, el Demócrata y el Republicano. Para Ucrania van destinados 60 mil 800 millones de dólares; unos 26 mil 300 millones de dólares para Israel y 8 mil 100 millones de dólares para Taiwán.

En este decreto se añadió, por vez primera, un artículo  en el que se agrega que la Casa Blanca solicitará al gobierno de Kiev, el reembolso de aproximadamente 10 mil millones de dólares en asistencia económica en forma de préstamos condonables. Esa fue la propuesta de los republicanos.

Ucrania el año pasado aumentó 51% su gasto en defensa hasta los  64 mil 800 millones de dólares; casi es el mismo gasto militar de Alemania y  es un poco más que el de Francia; es el doble de Italia, Australia, Polonia y el triple de Israel que el año pasado gastó 27 mil 500 millones de dólares.

El rearme es inevitable

El gasto militar mundial aumentó por noveno año consecutivo a un máximo histórico:  por primera vez desde 2009, el gasto militar subió en las cinco regiones geográficas.

          En la opinión de Nan Tian, investigador principal del Programa de Gasto Militar y Producción de Armas del SIPRI, el rearme que está experimentándose   es señal  de un mundo cada vez más inseguro. «Los estados están reforzando su fuerza militar en respuesta al deterioro del entorno de seguridad”.

          Reflejo de esta percepción, todos los miembros de la OTAN encausaron sus presupuestos a una mayor partida militar; la Alianza gastó en conjunto 1.34 billones de dólares.

          Aunque, EU ejerce el 68% del gasto militar total de la Alianza Trasatlántica, el expresidente Donald Trump, no puede quejarse más de que los países miembros no destinen el 2% de su PIB  para armarse.

«Para los estados europeos de la OTAN, los últimos dos años de guerra en Ucrania han transformado  las perspectivas de seguridad. Este cambio en la percepción de las amenazas se refleja en una proporción cada vez mayor del PIB que se dirige al gasto militar y el objetivo de la OTAN del 2% se considera cada vez más como una línea de base, en lugar de un umbral para alcanzar”, expresó, Lorenzo Scarazzato, también analista del SIPRI.

Una    década después de que los miembros de la OTAN se comprometieran formalmente con el objetivo de gastar el 2% del PIB, la mayoría de sus miembros están cumpliendo con ello: si en 2014 solo siete países cumplían con este objetivo, el año pasado lo hicieron veintiocho miembros.

Compraventa de armas

Las importaciones europeas de armas casi se duplican, las exportaciones estadunidenses y francesas siguen creciendo,  mientras las exportaciones rusas caen.

Estados Unidos aumentó 17% sus exportaciones de armas, de 2019 a 2023, mientras que las exportaciones de armas de Rusia se redujeron a la mitad. Rusia fue por primera vez el tercer mayor exportador de armas, justo por detrás de Francia.

          Dan Smith, director del SIPRI, dijo al respecto que más de la mitad de las importaciones de armas por parte de los estados europeos proceden de EU y  Europa es responsable de alrededor de un tercio de las exportaciones mundiales de armas, incluidos grandes volúmenes que se realizan fuera de la región, lo que refleja la fuerte capacidad militar-industrial de Europa.

“Son muchos los factores que dan forma a las decisiones de los estados europeos de la OTAN de importar de Estados Unidos, incluido el objetivo de mantener las relaciones transatlánticas junto con las cuestiones más técnicas, militares y relacionadas con los costos. Si las relaciones transatlánticas cambian en los próximos años, las políticas de adquisición de armas de los estados europeos también pueden modificarse”, según Smith.

Estados Unidos entregó armas importantes a 107 países,  entre 2019 a 2023, más que en cualquier  otro período quinquenal y mucho más que cualquier otro exportador de armas: la Unión Americana y los estados de Europa occidental representaron en conjunto el 72% de todas las exportaciones de armas de 2019 a 2023.

«Estados Unidos ha aumentado su papel global como proveedor de armas, un aspecto importante de su política exterior, exportando más armas a más países que nunca en el pasado. Esto llega en un momento en que el dominio económico y geopolítico de Estados Unidos está siendo desafiado por potencias emergentes”,  dijo Mathew George, director del Programa de Transferencias de Armas.

Las empresas norteamericanas que forman parte de la poderosa industria militar están vendiendo armamento como nunca antes:  por primera vez en cinco quinquenios, EU fue el mayor proveedor de armas a Asia y Oceanía. Mientras que Arabia Saudita fue el segundo mayor importador de armas del mundo de 2019 a 2023, recibiendo el 8.4% de las importaciones mundiales

Por otra parte, están las exportaciones de armas de Francia  que aumentaron 47% entre 2019 a 2023 y, por primera vez, fue el segundo mayor exportador de armas, justo por delante de Rusia.

La mayor parte de las exportaciones de armas de Francia, el 42%  fue a parar a Asia y Oceanía y otro 34% a Medio Oriente. El mayor receptor de las exportaciones de armas francesas fue India que representó el 30%;  el aumento de las exportaciones de armas francesas se debió en gran medida a las entregas de aviones de combate a India, Qatar y Egipto.

Katarina Djokic, investigadora del SIPRI, comentó que Francia está aprovechando la oportunidad de la fuerte demanda mundial para impulsar su industria armamentística a través de las exportaciones. «Francia ha tenido un éxito particular en la venta de sus aviones de combate fuera de Europa».

El 55% de las importaciones de armas,  por parte de los estados europeos que fueron suministradas por Estados Unidos supuso un aumento sustancial con respecto al 35% de 2014 a 2018. Los siguientes proveedores más importantes de la región fueron Alemania y Francia, que representaron el 6.4% y el 4.6%  de las importaciones, respectivamente.

“Con muchas armas de alto valor encargadas, incluidos casi 800 aviones de combate y helicópteros de combate, es probable que las importaciones europeas de armas se mantengan en un nivel alto”, dijo Pieter Wezeman, investigador principal del Programa de Transferencias de Armas del SIPRI.

En los últimos dos años también hemos visto una demanda mucho mayor de sistemas de defensa aérea en Europa, impulsada por la campaña de misiles de Rusia contra Ucrania. En general, el mundo está rearmándose hasta los dientes.

Articulo de la semana

La derecha radical sacude el mapa de la UE

Emmanuel Macron es ya el gran damnificado de estas  elecciones europeas en las que ya no hay forma de ocultar que el mapa político...

Entrevista exclusiva