March 1, 2024
HomeOPINIÓNARTURO SUÁREZ RAMÍREZPalabras Más / La feria y el congreso

Palabras Más / La feria y el congreso

Arturo Suárez Ramírez

 “La primera gran virtud del hombre fue la duda,

y el primer gran defecto la fe”

Carl Sagan

 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Las luces de colores, los olores, algodones de azúcar de color rosa y juegos mecánicos que rechinan, son atractivos de las ferias mexicanas, ahí se funden los gritos de las desenfrenadas vueltas que dan las sillas voladoras o las tazas locas, mientras en un altavoz se escucha los llamados para que la gente se acerque a ver algunos grotescos espectáculos, quizás herencia de aquellas ferias medievales, animales deformes que han sufrido maltrato, pero que según son únicos y por unas cuantas monedas se pueden escuchar unas historias fantásticas y hasta diabólicas sobre ellos, afortunadamente cada vez son menos porque las leyes contra el maltrato avanzan.

Ahí en las ferias, se escucha la voz del animador que dice “¡pásele a ver a la mujer serpiente!, ¡La única de su especie totalmente en vivo!, ¡conozca su aterradora historia!”, claro que en ello se puede anticipar un fraude y así resulta, aunque siempre nos gana como diría Michael Foucault “mirar por la cerradura de la puerta”. Las historias rayan en castigos divinos por portarse mal con los padres así que Dios la convirtió en mitad serpiente y mitad mujer, los personajes varían como “el niño sapo”, “el hombre cocodrilo” y lo que se pueda inventar para vender. Luego de saberse timado uno no puede más que sonreír porque así es la feria.

En un vagón de feria se convirtió la Cámara de Diputados de México. Permítame explicarme estimado lector. El pasado 12 de septiembre el diputado de Morena Sergio Gutiérrez, realizó un foro para discutir y presentar evidencia de la vida extraterrestre, no es broma, aunque en San Lázaro se ha discutido de todo y los salones son utilizados por agrupaciones de dudosa procedencia, para entregar títulos sin valor ni mérito universitario y que hacen un jugoso negocio, nunca en la historia se había prestado para algo similar, presentar ¡cuerpecillos humanoides momificados!, así como lo lee, ¡cuerpos humanoides momificados!, que más bien parecían muñequitos de papel mache.

Lo que debía ser noticia de primera plana, terminó por convertirse en el pitorreo internacional, a mí no me quedó más que decir pobre Jaime. Pero cuando las cosas se hacen sin rigor científico o periodístico los resultados no pueden ser buenos y se cumplió. Pronto vinieron los cuestionamientos para el diputado Gutiérrez Luna y sobre los recursos que usaron para el foro y el deslinde de instituciones como la Universidad Nacional Autónoma de México que desmintió que hubiera avalado como verdadera la supuesta evidencia. Si de lo que se trataba era de estar en las primeras planas lo consiguieron, pero no probaron absolutamente nada.

Maussan mostró dos cuerpos de seres no humanos que fueron recuperados en una mina de diatomea ante la Cámara de Diputados, en la primera audiencia pública sobre este tema. Estos cuerpos no humanos fueron hallados en una mina de Perú, entre las ciudades de Palpa y de Nasca, en 2017, incluso esto desató una controversia en el país anteriormente mencionado, pues fue entrevistado para un canal de televisión y cuando lo cuestionaron sobre los estudios que avalan el tema, “perdió” los papeles de la investigación que se realizó en Canadá, a lo que le señalaron que extraer piezas prehispánicas y lucrar con ellas “es un delito”.

No cabe duda que lo raro y lo desconocido ha resultado atractivo para la humanidad, aquí hemos hablado de mirar a las estrellas, a los océanos y lo impresionante que sería encontrar vida extraterrestre, en la forma que sea. Hay que regresar al rigor de la ciencia, leer a Carl Sagan, Julieta Fierro, Stephen Hawking, más astronomía y menos astrología, y la ciencia ficción por ciencia ficción, menos charlatanes… aunque claro tenemos la libertad de creer. 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.

Comparte este artículo