lunes, abril 15, 2024

Fuegos

Volcán Popocatépetl, México, 2017 El Popocatépetl, ubicado a unos 72 km al sureste de la ciudad de México, es un volcán activo que eventualmente presenta...

«El halcón»

EL REGRESO

spot_img

De esta categoría

InicioENTREVISTAS EXCLUSIVASBeatriz MendivilBeatriz Mendivil premio a la nobleza de una gran coleccionista

Beatriz Mendivil premio a la nobleza de una gran coleccionista

Tiene una de las mansiones más bellas y singulares de la Ciudad de México, una residencia de 2 mil 300 metros cuadrados que es prácticamente una oda al art nouveau, pero lo que más impresiona de su propietaria, Beatriz Mendivil, es su bonhomía y corazón de oro. Está rodeada de mucho cariño, recién le concedieron la medalla Pro-Conciencia por su contribución a favor de trasplantar más de 1 mil 500 riñones a pacientes necesitados.

Conocida por su pasión por el art noveau, que compartía al máximo con su marido, Ignacio Holtz, (falleció el 24 de octubre de 2022) a Mendivil también se le admira por sus obras de filantropía; sus amigos dicen de ella que es una mujer solidaria y generosa.

Ha estado casada por más de tres décadas con Holtz, un prestigioso ingeniero mexicano al que, en determinado momento, ella donó un riñón para ayudarlo a mejorar su calidad de vida. Durante un tiempo fue así hasta que Holtz falleció rodeado de amor y de respeto.

“Ignacio Holtz fue un importante ingeniero que, junto con su colega Emilio Rosenblueth, desarrolló un método para calcular la elasticidad de estructuras (edificios) altas con características simétricas. Este método era una manera muy rápida de calcular una serie de valores para identificar si la estructura sería resistente a movimientos sísmicos”, así lo cuentan los amigos más cercanos de la familia.

No solo gozaba de prestigio: junto con su adorada Beatriz dieron rienda suelta al culmen de un gran sueño que los llevaría a convertirse en ávidos coleccionistas de miles de objetos de la llamada Belle Epoque y que tendría en el art nouveau su máxima expresión.

BEATRIZ MENDIVIL“El art nouveau es un estilo estético que se extendió por gran parte de Europa y América a partir de fines del siglo XIX. Este estilo forma parte de los movimientos modernistas de la época y asumió particularidades regionales y recibió distintos nombres: Art Nouveau en Francia, Secessión en Austria, Jugendstill en Alemania, Liberty en Italia, Modernismo en España y Modern Style en Inglaterra”.

Precisamente, su mansión en Ciudad de México está catalogada como “la casa de art nouveau más grande del mundo”, y desde allí Mendivil confiesa en exclusiva para Conexión Hispanoamérica que todo comenzó el día en que, en algunos de sus viajes, adquirieron unos candelabros con un reloj.

De acuerdo con información de la arquitectura urbana de la Ciudad de México: “En México esta corriente artística se manifestó durante el Imperio de Maximiliano de Habsburgo (1864-1867), durante la presidencia de Porfirio Díaz se potencializo (1879-1910). Pero la estética extranjera influyo por los modelos implantados de la corte europea de Maximiliano, las invasiones francesas de 1838 y 1861, la ocupación americana de 1847, y a las migraciones de la primera mitad del siglo XIX”.

En la capital azteca se pueden admirar los siguientes edificios art nouveau: el Gran Hotel de la Ciudad de México; el Palacio de Bellas Artes; el Museo de Geología; el edificio del Palacio de Hierro en el centro; el Museo Universitario del Chopo la Casa Lamm.

¿Cómo se logra esta personalidad tan polifacética?

-En realidad Dios me dio mucho más después de que le di mi riñón a mi marido. Yo sentí mucha alegría por ayudar a Nacho porque él pudo vivir una vida durante 25 años… es muy difícil vivir con diálisis y enfermo con dietas rigurosas y los dolores. Por eso es que tratamos de ayudar a la gente que padece está situación… yo siempre digo que si Dios me hubiese dado más riñones, sin duda, los hubiese dado igualmente.

¿Cómo llega al arte?

-Yo empecé como comerciante. Desde muy chica en Sonora me gustaba comprar y vender cosas bonitas y aprendí de decoración y poco a poco fui metiéndome en el arte con cursos. Me envolví en el aprendizaje de todos los estilos llegando a conocer más y me dediqué a comprar y vender arte; y definitivamente junto con mi esposo nos hicimos expertos en el art nouveau y déco.

Nos gustó tanto, indicó Mendivil que empezaron con el sueño de hacerse una casa: “Y Nacho tenía la ilusión por hacer una casa estilo art nouveau yo quizá en el fondo sea un poco más ecléctica pero él quiso hacer esta casa y quedó muy bonita; ha sido una casa muy vista por muchas personas especialistas como los del Museo D`Orsay que vinieron a verla”.

BEATRIZ MENDIVILBeatriz pero también para coleccionar hay que tener sexto sentido…

-Sí, claro y luego la experiencia te va acercando y te va llevando por ese camino de una experiencia nueva; luego ya no es solo lo que te gusta, sino lo que sabes que gustará a los demás.

A lo lejos, el bello portón de la residencia llama la atención de las personas que pasan por allí, a veces parece que no es la Ciudad de México, sino Paseo de Gracia, en Barcelona, ensalzando el paisaje de la Casa Milá del arquitecto español, Antonio Gaudí.

“Dicen que la casa aquí por fuera tiene mucho de Gaudí. Por supuesto, todos los arquitectos modernistas nos encantan y Gaudí fue una gente a la que admiramos y conocemos casi todo lo de Gaudí en los viajes… Barcelona es una ciudad que nos fascinaba así como París. A veces nos sentábamos frente a una casita del arquitecto francés Héctor Guimard”, comenta Mendivil.

Pero su gran inspiración ha sido más bien, Victor Horta y el art nouveau de Bruselas son dos conceptos indisociables. El arquitecto, nacido en Gante en enero de 1861, fue un auténtico pionero del modernismo.

“Lo admiramos mucho. Nacho y yo queríamos conocer su obra, básicamente nos llama la atención sus líneas sencillas; aquí en la casa hay mucho inspirado en él”, señala Mendivil.

¿Cuál es la pieza que más le ha gustado coleccionar?

-Quizá un reloj grande que compramos en Viena, tiene a un hombre y una mujer a los lados y se entrelazan las manos; lo encontramos de casualidad en una tienda de antigüedades. Mi marido decía que él se inspiró en un jarrón que compró aquí en México, en la Lagunilla… él iba a buscar un regalo para un amigo… le gustó tanto a Nacho que nunca se lo regaló al final le compró otra cosa y ahora lo tenemos arriba del piano.

BEATRIZ MENDIVIL¿Qué define a un buen coleccionista?

-Hay gente que colecciona sellos, monedas, figuritas, numismática… en el caso de la numismática hay algo que es un poco diferente porque hay el valor más que nada de las piezas y la belleza de las monedas. En el caso de los timbres mi esposo coleccionaba timbres y desgraciadamente los tiempos cambian un poco y en el caso de los timbres, siento que hay muchos jóvenes, que ya no los coleccionan.

Le preguntamos a Beatriz si cree que esta Era Digital terminará enterrando a los coleccionistas o bien quedará circunscrito a un reducido círculo de coleccionistas solo de cosas como pintura y antigüedades.

“No, no creo porque lo bello perdura. Las cosas que se han hecho bellas siempre son atractivas… los jóvenes compran más arte contemporáneo; de hecho, ha subido exageradamente. Creo que siempre habrá sitio a lo largo de los siglos para los coleccionistas», indica.

 

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva