HomeINVERSIONES Y DINEROCEOE rechaza ataques contra la iniciativa privada

CEOE rechaza ataques contra la iniciativa privada

CEOE

Los empresarios españoles han decidido pronunciarse ante los recientes ataques de Ione Belarra, ministra de Derechos Sociales y miembro del partido de ultraizquierda Unidas Podemos, quien hace unos días llamó “capitalista despiadado” a Juan Roig, presidente de Mercadona.

La Confederación Española de Organizaciones Empresariales (CEOE) que dirige, Antonio Garamendi, emitió un comunicado en el que cuestionan esta “agresión directa al poner un nombre propio”.

«En los últimos días, hemos asistido a una serie de declaraciones por parte de algunos actores políticos e, incluso, de miembros del Gobierno, que vienen a cuestionar el papel del empresariado con una agresión directa a la que se ha llegado a poner nombre propio”, según el comunicado.

La CEOE no hace mención directa a Belarra pero si puntualiza que también los empresarios están pasando momentos complicados en el contexto global.

El organismo señala que: “Cada uno de estos ataques se extiende contra toda la iniciativa privada. Contra trabajadores autónomos, comerciantes y agricultores, pequeñas y medianas empresas y, también, grandes empresas. Todos ellos forman parte del tejido empresarial y ejercen legítimamente su actividad desde la libertad de empresa que la Constitución española les reconoce”.

En su comunicado, esta asociación formada desde 1977 y que a la fecha aglutina –de forma voluntaria– a dos millones de empresas y autónomos de todos los sectores de actividad, remarca la esencia de la libertad empresarial.

CEOE-MERCADONA“Queremos recordar que la Constitución, en su artículo 38, ampara la libertad de empresa en el marco de la economía de mercado y exige a los poderes públicos necesaria garantía y protección en su ejercicio. Es incompatible el desconocimiento de estos mínimos principios con el ejercicio de un cargo en un poder del Estado”, remarca.

La CEOE recuerda que en estos momentos complicados –que también sufren las empresas españoles– los responsables políticos deben ser capaces de dar respuesta a las enormes dificultades que atraviesan los ciudadanos, pero no con consignas sino con reformas. “Y no con ataques a los empresarios que afectan a la convivencia, a la estabilidad del país y la confianza, sino con llamamientos al acuerdo”.

Desde su formación, esta Confederación ha apostado por el diálogo y la negociación con los interlocutores sociales enmarcados por el Título Preliminar de la Constitución Española de 1978 que destaca su contribución a la defensa y a la promoción de los intereses económicos y sociales

La Confederación, en representación de todo el empresariado español, autónomos, pequeñas y medianas y grandes empresas, seguirá insistiendo en que es un grave error dirigir la atención de la opinión pública hacia los empresarios, culpabilizándoles de determinados problemas económicos. “Una estrategia peligrosísima de claro corte populista”.

“En su lugar, los empresarios españoles, y estamos seguros de que la sociedad en general, echamos en falta que determinadas fuerzas dentro del Gobierno se comprometan con la gestión de los problemas más importantes que arrastra la economía española y centren sus esfuerzos, como hacemos las empresas, en prepararla para un paradigma futuro en el que hará falta más formación, más innovación y más empleo”, de acuerdo con la misiva enviada a los medios de comunicación.

La CEOE insiste en que no debe obviarse el gran impacto en la generación de la riqueza de un país: “Como hemos defendido siempre, las empresas son el motor de la economía, las generadoras de actividad, de empleo y, de este modo, de recursos para el sector público, que este después gestiona y distribuye en busca del bien general”.CEOE-INDITEX

En España, las empresas están detrás de ocho de cada diez empleos y han dedicado todos sus esfuerzos a mantenerlos durante la crisis desatada por la pandemia de coronavirus.

Ahora, con la guerra de Ucrania, cuando se han disparado sus costes al tiempo que subía la inflación, que también están sufriendo las empresas, están haciendo un esfuerzo por no repercutirlos en su totalidad en los precios finales, mientras el mercado laboral se sostiene, a la vista de los últimos indicadores publicados.

“Hay que tener en cuenta, además, que para sostener esta contribución y para aumentarla en beneficio de todos es preciso que las empresas sean competitivas. Posicionarse en contra y no junto a las empresas y adoptar decisiones que suponen obstáculos a su desarrollo es ir en contra de esa dinámica económica, de la recuperación, del empleo y, por tanto, del bienestar de los ciudadanos”, anota la CEOE.

Y por último pide consideración: “Todo esto nos lleva a recalcar, como venimos haciendo desde hace mucho tiempo, que los empresarios españoles merecen un respeto, lejos de las difamaciones a las que estamos asistiendo”.

Por último, los empresarios han pedido dejar de lado la crispación y afrontar el momento actual desde la moderación y el espíritu constructivo. “Es lo que esperamos las empresas españolas y todos los ciudadanos en favor de la convivencia”. CH

Comparte este artículo