viernes, abril 19, 2024

Sectur inicia promoción maratónica de Acapulco y de la Marca México

El secretario de Turismo del Gobierno de México, Miguel Torruco Marqués, dio a conocer que, como parte de los trabajos para el renacimiento del...
spot_img

De esta categoría

InicioSALUD Y BIENESTARJapón alerta de una bacteria que provoca fallo multiorgánico

Japón alerta de una bacteria que provoca fallo multiorgánico

Japón ha detectado una infección bacteriana rara pero peligrosa que se está propagando a un ritmo de récord. Ya había sido notificada en otras ocasiones —conviven con ella desde hace treinta años—, pero ahora tiene sorprendidas y preocupadas a las autoridades sanitarias japonesas por su velocidad de propagación. Hay más casos que nunca.

Se trata del síndrome de shock tóxico estreptocócico (STSS), causado en la mayoría de los casos por la bacteria denominada estreptococo del grupo A. En Japón se comunicó por primera vez en 1992. Desde entonces, se han visto cada año una media de 100 a 200 casos. Pero las cosas empeoraron en 2023, según los datos del Instituto Nacional de Enfermedades Infecciosas (NIID). La cifra superó el año pasado el récord anterior de 894 casos en 2019.

En concreto, el número de casos de STSS alcanzó en 2023 la cifra récord de 941 y en los dos primeros meses de 2024 ya se han registrado 378 casos. Las infecciones se han detectado en 45 de las 47 prefecturas de Japón, lo que indica una tendencia generalizada y alarmante. De momento, las autoridades sanitarias instan a la población a adoptar medidas preventivas básicas como lavarse las manos y cuidar las heridas.

La noticia ya la avanzaron los medios japoneses a final del pasado enero. Aunque se desconoce la causa exacta del aumento, el ministro de Sanidad, Keizo Takemi, sugirió que probablemente estaba relacionado con el repunte de las enfermedades respiratorias después de que Japón entrara en una fase pospandémica la primavera pasada.

«Todavía hay muchas incógnitas sobre los mecanismos que subyacen a las formas fulminantes (graves y repentinas) de estreptococo, y no estamos en la fase de poder explicarlas», reconocía en un comunicado de hace unas semanas el NIID.

Los síndromes de shock tóxico son una afección causada por toxinas bacterianas. Suelen estar causados por bacterias del tipo Streptococcus pyogenes o Staphylococcus aureus, aunque también pueden estar implicadas otras. Los síntomas pueden incluir fiebre, erupción cutánea, descamación de la piel y presión arterial baja. También puede haber síntomas relacionados con la infección subyacente específica, como mastitis, osteomielitis, fascitis necrotizante o neumonía.

En el síndrome de shock tóxico estreptocócico (STSS), el que es noticia en Japón, la bacteria se extiende a los tejidos profundos y la sangre. Si el estreptococo llega al torrente sanguíneo, los músculos y los pulmones, lo que es raro, los síntomas pueden agravarse rápidamente y causar hipotensión arterial, fallo multiorgánico e incluso la muerte.

En casi la mitad de los casos, los expertos no saben cómo el estreptococos entró en el cuerpo de la persona, según explica el Centro Nacional de Inmunización y Enfermedades Respiratorias, División de Enfermedades Bacterianas de Estados Unidos. A veces, entra a través de cortes en la piel, como una lesión o una herida quirúrgica. También puede hacerlo por las membranas mucosas, como las del interior de la nariz o la garganta.

La mayoría de las personas con infección estreptocócica no desarrollan síntomas. Si lo hacen, sólo experimentan dolor de garganta (especialmente los niños) e infecciones cutáneas. La infección suele causar enfermedades leves como amigdalitis, faringitis, celulitis y escarlatina.

Personas de todas las edades pueden infectarse, pero el STSS es más común entre las personas de 30 años o más. El trastorno por consumo de alcohol o la diabetes también pueden aumentar la probabilidad de padecerlo. Ciertas cepas de estreptococos del grupo A que producen toxinas, especialmente exotoxinas pirogénicas estreptocócicas, suponen mayor riesgo de infección grave.

El estreptococo del grupo A puede transmitirse en la garganta o la piel humanas. El contagio se produce por contacto estrecho con una persona infectada y puede transmitirse a través de la tos, los estornudos o el contacto con una herida.

La tasa de mortalidad de los que desarrollan STSS es del 30%, según el NIID japonés. Datos recientes han mostrado un aumento de las muertes entre pacientes menores de 50 años. Según el periódico japonés Asahi Shimbun, de las 65 personas menores de 50 años a las que se diagnosticó STSS entre julio y diciembre de 2023, aproximadamente un tercio, o 21, murieron.

Los pacientes se tratan con antibióticos, pero las complicaciones graves requieren la extirpación del tejido infectado. Una persona con una enfermedad leve deja de ser contagiosa tras 24 horas de tratamiento.

El STSS es a menudo apodado como la «enfermedad carnívora», ya que puede causar necrosis de los tejidos conectivos que cubren los músculos en casos graves.

Takashi Nakano, profesor de enfermedades infecciosas de la Facultad de Medicina de Kawasaki, reconoce al Asahi Shimbun que «hay muchas cosas que no sabemos, como por qué la bacteria se vuelve fulminante». De momento, aconseja, «deben tomarse las medidas normales para prevenir las enfermedades infecciosas, como lavarse las manos y mantener limpia la herida».

Ken Kikuchi, profesor de enfermedades infecciosas de la Universidad Médica Femenina de Tokio, relaciona el aumento de casos con la reclasificación del Covid-19, que ha hecho que más personas abandonen medidas preventivas básicas como la higiene de las manos.

El aumento a este nivel de los casos de infecciones por estreptococos sólo está ocurriendo, que sepa, en Japón. Sin embargo, en diciembre de 2022 la Organización Mundial de la Salud (OMS) notificó un incremento histórico de las infecciones pediátricas por estreptococos invasivos del grupo A en Europa y Estados Unidos.

Según la OMS, durante 2022, Francia, Irlanda, los Países Bajos, Suecia y el Reino Unido de Gran Bretaña e Irlanda del Norte anotaron un aumento de los casos de enfermedad invasiva por estreptococo del grupo A y escarlatina, que afecta sobre todo a niños menores de 10 años. El aumento fue especialmente marcado durante el segundo semestre del año. No hay datos oficiales que permitan comprobar si ese aumento ha seguido teniendo lugar en 2023.

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva