martes, junio 18, 2024

La UE aprueba una ley para restaurar el 20% de la tierra y el mar

La Unión Europea (UE) aprobó una ley histórica para proteger la naturaleza después de una votación al filo de la navaja, poniendo fin a...
spot_img

De esta categoría

InicioENCABEZADOSLa UE se prepara para un ascenso de la extrema derecha

La UE se prepara para un ascenso de la extrema derecha

Cuando los resultados de las elecciones al Parlamento Europeo comiencen a conocerse el domingo por la noche, los resultados podrían ser claramente favorecedores para la extrema derecha que ocupará cada vez más escaños. Europa empeora y el sentimiento en la gente se traslada hacia los extremos.

Sin embargo, a pesar de todo lo que se habla de un aumento significativo en el apoyo a las fuerzas de la derecha dura de Europa, sus ganancias deberían estar en línea con una progresión constante en las últimas dos décadas o más. La diferencia estará en la respuesta.

«La verdadera historia no es el continuo avance de los partidos de extrema derecha», dijo Alberto Alemanno, profesor de derecho de la UE en HEC París y el Colegio de Europa. «Es la medida en que el centroderecha está dispuesto a normalizar algunos de ellos».

En toda Europa, los partidos nacional-conservadores y de extrema derecha gobiernan media docena de los 27 Estados miembros de la UE: Croacia, República Checa, Finlandia, Hungría, Italia y Eslovaquia.

En Suecia, un partido de extrema derecha está apuntalando a otra coalición de derecha a cambio de concesiones políticas en materia de inmigración y orden público. En los Países Bajos, el partido de extrema derecha Freedom de Geert Wilders selló un acuerdo para formar el próximo gobierno.

Parece seguro que las elecciones de otoño en Austria darán lugar a una coalición liderada por el ultraderechista FPÖ. En Francia, la Agrupación Nacional (RN) de Marine Le Pen está muy por delante en las encuestas, mientras que Alternative für Deutschland (AfD) es segunda en Alemania, por encima de los tres partidos gobernantes.

Los reveses de los partidos de extrema derecha y nacional-conservadores en las elecciones en España y Polonia el año pasado muestran que la progresión no es necesariamente en un solo sentido. Pero la tendencia predominante parece clara.

A nivel de la UE, una «gran coalición general» de partidos de centro-derecha, centro-izquierda y liberales siempre ha tenido una mayoría absoluta de escaños en el parlamento, manteniendo -más o menos- un cordón sanitario alrededor de la derecha dura.

Las encuestas apuntan a que esta vez el centro mantendrá su mayoría, aunque de forma reducida. Juntos, los partidos de extrema derecha deberían devolver una quinta parte o más de los 720 eurodiputados de la asamblea, lejos de ser suficientes, en teoría, para imponer su voluntad.

Pero los analistas y observadores coinciden en que, por primera vez, los partidos nacional-conservadores y de extrema derecha de Europa podrán ejercer una influencia real en la agenda política de la UE: ese cordón sanitario se está deshilachando rápidamente.

«La dinámica va a ser muy diferente», dijo un alto diplomático de la UE. «Es evidente que algunos sectores de la extrema derecha pretenden maximizar su influencia colaborando, en lugar de combatir. Y claramente, partes de la corriente principal están muy abiertas a eso».

Esto podría tener un impacto significativo en la agenda política de la UE, especialmente en áreas donde las posiciones de extrema derecha tienen más tracción: inmigración, acción climática, ampliación, reforma institucional, identidad cultural y posiblemente Estado de derecho.

La situación sería más alarmante si la extrema derecha no estuviera dividida en múltiples clanes, que estuvieran de acuerdo en algunos temas pero marcadamente divididos en otros, algunos anclados en grupos parlamentarios rivales pero otros políticamente sin hogar.

La mayoría de los partidos de extrema derecha de Europa quieren reducir la autoridad de la UE, reducir drásticamente la inmigración y retrasar el acuerdo verde. Sin embargo, más allá de eso, están en desacuerdo: algunos son críticos con la UE, pero en su mayoría constructivos; otros son fundamentalmente anti-UE y muy obstructivos.

Algunos, principalmente en el grupo nacional-conservador de los Conservadores y Reformistas Europeos (ECR), liderado por la primera ministra de Italia, Giorgia Meloni, son acérrimos partidarios de Kiev; otros, en el grupo Identidad y Democracia (ID) de Le Pen, son afines a Moscú.

Sin embargo, otros más, como AfD -expulsado de ID por ser demasiado extremista- y el Fidesz de Viktor Orbán, no pertenecen a ninguno de los dos. Parece inevitable algún tipo de reconfiguración, tal vez que Fidesz se una a ECR y se forme un nuevo grupo en torno a AfD a la derecha de ID.

Un «supergrupo» de extrema derecha que una a todas o incluso a muchas de las facciones, como le sugirió Le Pen a Meloni y aclamó Orbán, parece un fracaso. «Son inherentemente incompatibles y demasiado nacionalistas para cooperar a través de las fronteras», dijo Alemanno.

Sin embargo, la cooperación formal entre las diversas facciones de extrema derecha puede no ser necesaria para que algunas de sus posiciones centrales se reflejen en los puestos más altos de la UE y, en el futuro, en las decisiones políticas del bloque sobre una serie de expedientes cruciales. CH

Articulo de la semana

La derecha radical sacude el mapa de la UE

Emmanuel Macron es ya el gran damnificado de estas  elecciones europeas en las que ya no hay forma de ocultar que el mapa político...

Entrevista exclusiva