miércoles, mayo 29, 2024
spot_img

De esta categoría

InicioENCABEZADOSLA UE tiene un nuevo pacto migratorio que es controvertido

LA UE tiene un nuevo pacto migratorio que es controvertido

Los eurodiputados votaron más de 10 proyectos de ley diferentes destinados a reformar las leyes migratorias en todo el bloque, en medio de críticas de extrema derecha, extrema izquierda y verdes.

El Pacto Europeo sobre Migración y Asilo ha entrado en su fase final. El miércoles 10 de abril, los eurodiputados en Bruselas  han aprobado la reforma de la política migratoria europea. Este pacto migratorio prevé en particular un control más estricto de las llegadas de migrantes a la Unión Europea (UE) y la introducción de un mecanismo de solidaridad entre los Estados miembros de la UE en relación con la distribución de los refugiados.

Presentado en 2020, este proyecto de reforma ha sido objeto de intensas negociaciones entre los 27 Estados miembros de la UE, que han estado profundamente divididos sobre el tema desde la crisis de refugiados de 2015. Finalmente, sin embargo, los representantes de los Estados miembros y del Parlamento Europeo alcanzaron un acuerdo decisivo a finales de 2023, allanando el camino para su adopción definitiva hoy, dos meses antes de las elecciones europeas.

Presentado el 23 de septiembre de 2020 por la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, el Pacto Europeo de Asilo y Migración tiene como objetivo reformar a fondo la política migratoria de Europa, que fue seriamente cuestionada durante la crisis migratoria de 2015. La afluencia masiva de migrantes (1,8 millones de llegadas en un año) desestabilizó en gran medida la cooperación entre los Estados miembros e ilustró el fracaso de Europa en el ámbito del asilo y la inmigración.

Hoy en día, la UE se enfrenta a un nuevo aumento de las solicitudes de asilo. Han alcanzado el nivel más alto desde la crisis migratoria de 2015, con 1,14 millones de solicitudes en 2023. La Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas, Frontex, también ha informado de que en 2023 se produjo el mayor aumento de entradas irregulares en la Unión Europea desde 2016.

El pacto migratorio, respaldado por Francia, tiene como objetivo reformar el controvertido Reglamento de Dublín (conocido como «Dublín III»), que ha sido foco de mucha tensión. Adoptado en 2013, este Reglamento delega el examen de las solicitudes de asilo en el primer país de la UE al que llegan los migrantes (Italia, Grecia, Malta, etc.), por lo que concentra gran parte de la presión migratoria en estos países. La crisis de 2015 puso de manifiesto la ineficacia de este proceso, las debilidades de los sistemas nacionales de asilo y la falta de solidaridad dentro de la UE; ya que los países a la vanguardia, como Grecia, se vieron desbordados e incapaces de procesar adecuadamente las solicitudes de asilo.

Desde entonces, los países de primera entrada han pedido un mecanismo de solidaridad más eficaz, pero ha sido en vano. A raíz de la crisis migratoria, se elaboró una propuesta de cuotas y distribución obligatorias de refugiados, pero no ha tenido el efecto deseado; ya que no fue aplicado por algunos Estados miembros como Polonia y Hungría. Por lo tanto, se propuso un nuevo pacto para remediar estas dificultades y deficiencias.

Se trata de un conjunto de diez instrumentos (6 reglamentos, 3 recomendaciones y una directiva) diseñados para lograr un equilibrio entre el control de las fronteras y la solidaridad en la acogida de refugiados en suelo europeo. «Si bien el pacto tiene como objetivo tratar de controlar mejor las fronteras, la filosofía general sigue siendo la misma que la de ‘Dublín III’, y los países de entrada siguen siendo responsables de la mayor parte de la recepción», dijo Camille Le Coz, directora asociada del centro de investigación del Instituto de Política Migratoria de Europa.

¿Qué incluye el nuevo pacto migratorio? Tramitación más rápida en las fronteras de la UE. El pacto prevé «nuevos procedimientos para establecer el estatus rápidamente a la llegada». Los migrantes averiguarían más rápidamente, en un plazo de cinco días, si pueden permanecer en Europa o tienen que irse, a través de un procedimiento de «control» a la entrada (controles de identidad, seguridad y salud, así como toma de huellas dactilares).

También habrá una  cooperación más estrecha con los países de origen y tránsito (como los de los Balcanes) para limitar las llegadas de migrantes y luchar contra las redes de tráfico ilícito de personas. En particular, Bruselas tiene como objetivo cambiar la forma en que se forjan las asociaciones de migración internacional con países extranjeros, y establecer un marco más voluntario para la política de migración laboral de Europa.

Así como un nuevo mecanismo de solidaridad más flexible. Cada país tendría que contribuir al mecanismo de solidaridad, pero de una manera menos restrictiva. Mientras que las reubicaciones (traslados de solicitantes de asilo entre Estados miembros de la UE) solían ser obligatorias, ahora serán voluntarias. De este modo, los países tendrían varias opciones: reubicaciones, contribuciones financieras u otras medidas de solidaridad (despliegue de personal o asistencia logística a otros países, etc.). Cada año, para hacer un mejor balance de los flujos migratorios, la Comisión elaborará un informe y propondrá recomendaciones.

Este nuevo sistema ha sido criticado por la extrema derecha, en particular por el partido francés Rassemblement National (RN). Sin embargo, contrariamente a lo que ha afirmado el partido de Jordan Bardella, la reubicación de refugiados no sería obligatoria. Todos los Estados miembros estarían obligados a contribuir al mecanismo de solidaridad, preferiblemente en forma de reubicaciones, pero se han propuesto otras opciones para los países que se niegan a acoger a los solicitantes de asilo. Por otro lado, los Verdes, la izquierda radical y algunos socialistas (como el candidato francés Raphaël Glucksmann) han denunciado lo que consideran una «externalización de nuestras fronteras», en la que los solicitantes son devueltos a terceros países «seguros». Sin embargo, el pacto cuenta con el apoyo de los tres principales bloques políticos europeos: el Partido Popular Europeo (PPE, derecha), los Socialistas y Demócratas (S&D, centroizquierda) y Renovar Europa (centristas y liberales). La votación final sobre el pacto migratorio tendrá lugar el 10 de abril en el Parlamento Europeo en Bruselas, después de más de tres años de negociaciones. La presidenta de la Comisión Europea, Von der Leyen, que ha hecho de esta reforma un elemento clave de su mandato, teme desde hace tiempo que no llegue a buen puerto antes de las elecciones europeas, previstas para junio. «Este pacto se retrasó porque las negociaciones estaban muy politizadas y el tema migratorio sigue siendo el tema por el que Europa todavía se está desgarrando», analizó Le Coz, «dado que el texto también resultó extremadamente complejo de negociar».

Después de dos años de parálisis política, las negociaciones lograron avances significativos en 2023. El 20 de abril, el Parlamento Europeo anunció su posición negociadora en apoyo de cuatro regulaciones fundamentales, incluida la medida relativa al «cribado» y el texto esencial relativo a las «situaciones de crisis».

Dos meses después, el 8 de junio de 2023, los Estados miembros de la UE alcanzaron un compromiso sobre dos proyectos de ley clave, en particular el que establece el nuevo mecanismo de solidaridad obligatorio. «Un acuerdo sobre el pacto nunca ha estado tan cerca», incluso había aclamado Von der Leyen, en su discurso anual sobre el estado de la Unión, el 13 de septiembre de 2023. A continuación, instó a los eurodiputados y a los 27 Estados miembros de la UE a adoptar el pacto: «Demostremos que Europa puede gestionar la migración de forma eficaz y con compasión. ¡Hagámoslo!». Sin embargo, persistieron profundas divisiones entre los Estados miembros: Polonia y Hungría se opusieron a ambos proyectos de ley, mientras que Bulgaria, Lituania y Eslovaquia se abstuvieron. CH

Articulo de la semana

Menos del 3% de los mexicanos en el extranjero votarán el 2 de junio

El próximo 2 de junio habrá elecciones presidenciales en México y por vez primera, saldrá victoriosa una mujer y todo apunta que será Claudia...

Entrevista exclusiva