viernes, abril 19, 2024

La UE limitará el uso del retinol en cosmética

El retinol es un derivado de la vitamina A en forma de activo cosmético que se ha puesto de moda hacer relativamente poco. Es...
spot_img

De esta categoría

InicioENCABEZADOSLa UE sigue dividida en torno a la inmigración

La UE sigue dividida en torno a la inmigración

A pesar de un avance en las negociaciones a principios de esta semana, los líderes de la Unión Europea volvieron a chocar de inmediato sobre cómo manejar el drama humano de la migración que ha puesto a prueba su sentido de propósito común en la última década.

El club de países ricos más grande del mundo sigue dividido entre los que apoyan las iniciativas de Bruselas centradas en repartir a los migrantes entre los miembros en un acto de solidaridad y aquellos países, como Hungría o Polonia, cuyos gobiernos de extrema derecha consideran una amenaza la afluencia de extranjeros. Italia incluso está saliendo de la UE para establecer vínculos con el Reino Unido para tomar medidas enérgicas contra las llegadas no deseadas.

El primer ministro húngaro, Viktor Orbán, fue contundente sobre lo lejos que están los líderes europeos de llegar a un consenso antes de reunirse en Granada, España. Orbán, que se ha opuesto repetidamente a la política de la UE y ha adoptado un enfoque de línea dura contra la migración, dijo que no firmará ningún acuerdo en ningún momento en el futuro previsible. Llegó incluso a comparar la situación con haber sido «violada legalmente» por otros miembros de Hungría en la UE.

«El acuerdo sobre migración, políticamente, es imposible, no hoy (o) en términos generales para los próximos años», dijo Orbán. «Porque legalmente lo somos, cómo decirlo, somos violados. Entonces, si te violan legalmente, te obligan a aceptar algo que no te gusta, ¿cómo te gustaría tener un compromiso?»

La disputa es por un acuerdo alcanzado el miércoles que, si se convierte en política, implicaría la creación de centros de procesamiento en las fronteras exteriores de la UE para examinar a las personas a medida que llegan. El acuerdo, acordado por la mayoría de los ministros del Interior de la UE, pasará ahora al Parlamento Europeo, donde se llevarán a cabo nuevas negociaciones antes de que pueda ser vinculante.

El primer ministro polaco, Mateusz Morawiecki, también criticó el acuerdo, manteniendo la posición de su gobierno de que mantiene a los migrantes fuera por razones de seguridad. Tanto Polonia como Hungría rechazan rotundamente cualquier responsabilidad compartida por los migrantes que llegan a otros Estados miembros.

Sin embargo, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, se mostró optimista cuando tomó su turno ante los micrófonos momentos después de Orbán. Calificó el acuerdo como un «gran éxito».

«Ahora la probabilidad es muy alta y estoy seguro de que lo lograremos en la línea de meta», dijo el máximo ejecutivo europeo. Ni Hungría ni Polonia podrían vetar un pacto final, pero su negativa a cumplir con la política europea en el pasado ha estado al borde de provocar crisis institucionales, y el bloque estaría ansioso por evitar tensiones similares con sus miembros orientales.

La UE sigue dividida en torno a la inmigración.
Foto: Migrantes Canarias.

La UE ha estado tratando de forjar una nueva política común en materia de migración desde que se vio abrumada en 2015 por más de 1 millón de llegadas, en su mayoría refugiados que huían de la guerra en Siria. Desde entonces, se ha centrado en pagar a países como Turquía, Libia, Túnez y Marruecos para que hagan el trabajo sucio de detener a los migrantes antes de que se embarquen en el peligroso viaje a través del mar Mediterráneo, donde casi 30.000 personas han muerto desde 2014, según la agencia de migración de la ONU.

Un borrador de un Nuevo Pacto sobre Migración y Asilo, que ha sido criticado por grupos de derechos humanos por ceder terreno a enfoques más duros, se promocionó como la respuesta a los problemas migratorios de la UE cuando se hizo público en septiembre de 2020.

Para que el plan entre en vigor, dicen funcionarios y legisladores, se debe llegar a un acuerdo entre la mayoría de los países miembros y el parlamento antes de febrero, antes de las elecciones de la UE en junio. La presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola, dijo que tenía la esperanza de que esto finalmente se hiciera.

«Sigo siendo optimista porque lo que nos había mantenido atrás en el pasado era que no había voluntad política», dijo Metsola. «No hay una bala de plata, pero no matemos este pacto antes de adoptarlo. Nos lo debemos a nosotros mismos y a nuestros ciudadanos».

Los flujos migratorios hacia la UE han aumentado este año, aunque han bajado desde el máximo de 2015-16. De enero a octubre, unos 194.000 migrantes y refugiados llegaron a España, Italia, Malta, Grecia y Chipre en barco, frente a los 112.000 del mismo periodo del año pasado, según la Organización Internacional para las Migraciones.

El tema de la migración no iba a ser una prioridad de esta reunión informal, donde los líderes ya tenían la espinosa cuestión de cómo continuar con la expansión para incluir a los países balcánicos y a una Ucrania que está inmersa en la lucha contra la invasión rusa.

Pero la migración fue puesta en la agenda por la primera ministra de extrema derecha de Italia, Giorgia Meloni. Italia ha visto una afluencia de personas que han llegado en los últimos meses, incluida la llegada de 7.000 personas a la pequeña isla pesquera de Lampedusa en un solo día el mes pasado.

Meloni y el primer ministro conservador de Gran Bretaña, Rishi Sunak, anunciaron el viernes en un artículo de opinión publicado en los periódicos Corriere della Sera y The Times de Londres que estaban formando una alianza contra la inmigración ilegal en un movimiento bilateral más allá de la esfera de influencia de Bruselas.

La cumbre de un día en la pintoresca ciudad de Granada está a solo una hora en coche de la costa sur de España, donde barcos llenos de personas que huyen de la violencia o la pobreza en África llegan regularmente.

El servicio de salvamento marítimo de España informó el viernes que había interceptado a otros 500 migrantes en seis embarcaciones que se acercaban a las Islas Canarias, ubicadas frente a la costa noroeste de África. A principios de esta semana, la pequeña isla de El Hierro del archipiélago, con 10.000 habitantes, acogió a 1.200 migrantes que llegaron en botes de madera abiertos que se cree que partieron de Senegal en el peligroso viaje hacia el norte. CH         

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva