lunes, abril 15, 2024

China propone una conferencia de paz sobre Ucrania

El presidente chino, Xi Jinping, se reunió  con el ministro ruso de Asuntos Exteriores, Serguéi Lavrov, en una muestra de apoyo mutuo y oposición...
spot_img

De esta categoría

InicioENCABEZADOSUn G20 sin el presidente de China, ¿estrategia o solidaridad con Rusia?

Un G20 sin el presidente de China, ¿estrategia o solidaridad con Rusia?

Cuando los líderes más poderosos del mundo arriben a Nueva Delhi este fin de semana para abordar las múltiples crisis que enfrenta el mundo,  el presidente chino,  Xi Jinping, estará ausente. Jinping es un  líder que   nunca se ha perdido una cumbre del G20 desde que asumió el poder en 2012.

Como suele ser el caso Beijing no  dio ninguna explicación para la aparente decisión de Xi de saltarse una importante reunión mundial en la que China ha dado una alta prioridad en el pasado. Se espera que el primer ministro Li Qiang, el segundo líder del país, asista en lugar de Xi.

La reticencia de Beijing ha provocado una amplia gama de especulaciones e interpretaciones, desde los posibles problemas de salud de Xi y los problemas internos en el país hasta un desaire al país anfitrión, India, cuyas relaciones con China se han desgastado por una disputa fronteriza en curso.

Pero visto desde la lente de la gran rivalidad de poder de China con Estados Unidos, los analistas dicen que la esperada ausencia de Xi en el G20 también podría indicar su desilusión con el sistema global de gobierno existente, y las estructuras que considera demasiado dominadas por la influencia estadounidense.

En cambio, Xi puede estar priorizando foros multilaterales que encajan en la propia visión de China sobre cómo debería gobernarse el mundo, como la cumbre BRICS recientemente concluida y el próximo Foro de la Franja y la Ruta.

«Puede haber un elemento de desaire deliberado a India, pero también podría ser una declaración de que hay diferentes estructuras de gobierno que Xi Jinping cree que son importantes, y el G20 puede no ser una de ellas», dijo George Magnus, economista y asociado del Centro de China de la Universidad de Oxford.

Para algunos analistas, la ausencia de Xi puede marcar un cambio en la forma en que China ve al G20, un foro global de primer nivel que reúne a las principales economías avanzadas y emergentes del mundo que representan el 80% del PIB mundial.

Xi Jinping
Xi Jinping

China solía ver la plataforma como un espacio relativamente neutral para la gobernanza global y daba una alta prioridad a la diplomacia del G20, dijo Jake Werner, investigador del Instituto Quincy en Washington.

Desde su primera cumbre de líderes en 2008, el máximo líder de China siempre ha asistido a la reunión, incluso por videoconferencia durante la pandemia de Covid. Y cuando China organizó su primera cumbre del G20 en 2016, hizo todo lo posible para que el evento fuera un éxito y mostrar su creciente influencia en el escenario mundial.

Desde entonces, sin embargo, las relaciones entre las dos economías más grandes del mundo han estado cargadas de crecientes tensiones y rivalidades. Ahora, «China ve el espacio del G20 cada vez más orientado hacia Estados Unidos y su agenda, que Xi Jinping considera hostil a China», dijo Werner.

Alrededor de la mitad de los miembros del grupo son aliados de Estados Unidos, que la administración Biden ha reunido para adoptar una postura más dura en la lucha contra China. Beijing también está viendo cada vez más tensiones con otros miembros, como la disputa fronteriza con India, a través de su difícil relación con Estados Unidos, dijo Werner.

Beijing se ha enfurecido por los crecientes lazos de Nueva Delhi con Washington, especialmente su participación en el Quad, una agrupación de seguridad liderada por Estados Unidos denunciada por Beijing como una «OTAN del Indo-Pacífico».

«China ve a India en el campo anti-China y, por lo tanto, no quiere agregar valor a una importante cumbre internacional que India está organizando», dijo Happymon Jacob, profesor de estudios internacionales en la Universidad Jawaharlal Nehru de Nueva Delhi.

Las divisiones sobre la guerra de Ucrania también están ensombreciendo la cumbre. Hasta ahora, India no ha podido negociar una declaración conjunta en ninguna de las reuniones clave del G20 desde que asumió la presidencia en diciembre pasado.

«China ha dicho que cree que el G20 debería limitarse a discusiones económicas. No debería politizarse en torno a las fallas geopolíticas que Estados Unidos y los europeos quieren impulsar», dijo Werner.

Agenda de desafíos

Xi asistió por última vez a la cumbre del G20 en Bali, Indonesia, en noviembre del año pasado, cuando salió del aislamiento de Covid de China y declaró su regreso al escenario mundial. Durante la cumbre de dos días, sostuvo reuniones diplomáticas con 11 líderes mundiales, incluido el presidente de los Estados Unidos, Joe Biden, e invitó a muchos de ellos a visitar China.

Desde entonces, una larga lista de dignatarios extranjeros han llamado a la puerta de Beijing para reunirse con Xi, incluidos los líderes del G20 de Alemania, Francia, Brasil, Indonesia y la UE, así como el secretario de Estado de Estados Unidos, Antony Blinken.

En marzo, Xi viajó a Moscú para reunirse con el presidente ruso Vladimir Putin, un «viejo amigo» que comparte su profunda desconfianza en el poder estadounidense. El mes pasado, asistió a la cumbre BRICS de naciones emergentes en Johannesburgo, Sudáfrica, donde el bloque anunció la admisión de seis nuevos miembros.

En los últimos años, Xi ha expuesto su visión de un nuevo orden mundial con el anuncio de tres iniciativas globales: la Iniciativa de Seguridad Global (una nueva arquitectura de seguridad sin alianzas), la Iniciativa de Desarrollo Global (un nuevo vehículo para financiar el crecimiento económico) y la Iniciativa de Civilización Global (un nuevo sistema de valores definido por el estado que no está sujeto a límites de valores universales).

El próximo mes, se espera que el líder chino sea el anfitrión del Foro de la Franja y la Ruta para conmemorar el décimo  de su iniciativa global de infraestructura y comercio, un elemento clave en la nueva estructura de gobernanza global de Beijing. CH

Articulo de la semana

Nuestra bolsa y el reino de Liliput

*Presidente de Honor de ESESA; Presidente Ejecutivo de la Fundación Manuel Alcántara; Presidente de la Comisión Financiera del Consejo General de Economistas; Vicedecano del...

Entrevista exclusiva