miércoles, mayo 29, 2024

Graves dificultades en el acceso de la ayuda humanitaria a Gaza

La organización de Médicos del Mundo denuncia que a medida que se intensifican los ataques israelíes en Rafah, el impredecible goteo de ayuda hacia...
spot_img

De esta categoría

InicioARTÍCULO DE LA SEMANAChina afirma que no quiere una guerra global

China afirma que no quiere una guerra global

China argumenta que quiere la paz en el mundo pero sus esfuerzos reales para que persista son bastante tibios porque sigue poniéndose de perfil ante la invasión de Rusia a Ucrania y ante el sufrimiento de los palestinos en la Franja de Gaza bombardeados por Israel, desde hace seis meses, como venganza a los atentados terroristas perpetrados por Hamás el 7 de octubre.

            Recientemente, Bloomberg difundió que el gobierno de Xi Jinping sigue intensificando su apoyo económico a Rusia con compras cuantiosas de petróleo barato pero también Beijing ha sido fundamental en su apoyo al Kremlin con intercambio de datos por satélite; suministro de componentes microelectrónicos y maquinaria para fabricar tanques.

            Quieren la paz pero tampoco se esfuerzan mucho por conseguirla. Mientras el ministro de Exteriores ruso, Serguéi Lavrov, se reúne en Beijing, con el mandatario Jinping para preparar la próxima visita de Vladimir Putin; en Sevilla,  Yao Ying, embajador de China en España,  confía en que pronto habrá negociaciones para poner fin a la guerra en Ucrania.

            “Nos dicen que China debería parar a Rusia pero no es así.  Que deberíamos hacerlo porque somos la segunda potencia…  pero no es así; seguimos con nuestras reformas y queremos tener una economía más abierta al mundo… lo necesario es tener negociaciones para la paz. Nosotros queremos que cese la guerra y se cumpla la Carta de Naciones Unidas que defiende la soberanía y la integridad de los países”, esgrimió Ying.

            El diplomático chino lleva seis meses desempeñando su cargo aquí en España y recién  viajó a Sevilla para un desayuno exclusivo con empresarios locales al que yo asistí.

            Ying llegó acompañado por un grupo de presidentes y directivos de diversos consorcios y multinacionales chinas interesados en invertir en rubros tales como el turismo; las energías renovables; frutas exóticas y   atraídos también por aprender del cultivo del olivo y de sus derivados.

            En particular, a Air China le seduce la idea de abrir nuevas rutas internacionales  directas en el sur de España, en un momento apoteósico para el turismo andaluz.

            Cuestionado por los  asistentes  sobre  el impacto de las guerras en el comercio, Ying que trae un bagaje diplomático importante tras su paso por las legaciones de Afganistán y Pakistán, respondió que desde luego las negociaciones de paz son “incuestionables”  y muy importantes para el orden mundial.

            “Estamos viendo el impacto no solo en las tensiones globales; también en el transporte global; en el suministro global; en  el intercambio de energía y de cereales por eso es que el transporte no debe destruirse. Todos debemos trabajar para que haya un adecuado suministro de todos los bienes necesarios”, indicó el embajador de China.

            Entre los empresarios españoles hay una creciente preocupación por la deriva que van tomando los conflictos: uno, en el traspatio europeo con Ucrania invadida por Rusia; y, el otro, en Medio Oriente, con la Franja de Gaza destruida por Israel y también invadida por sus tropas.  La toma de decisiones está siendo muy de corto plazo.

            Ying expresó su coincidencia al respecto: “Ahora el mundo se encuentra en una situación desafortunada hay muchas guerras; muchos conflictos y mucho sufrimiento; nuestros ministros de Exteriores tienen un entendimiento muy similar en que las guerras no deben continuar”.

            Es más, el diplomático recordó que  el más grande peligro para la paz y el orden mundial es el terrorismo: “Es una gran amenaza porque son actores no estatales que están surgiendo en países que necesitan una mayor atención y un mayor desarrollo. Debemos entender  la espina dorsal de su inestabilidad”.

            ¿Ha hecho China lo suficiente para desescalar la invasión de Ucrania? ¿Para pedir a Israel un alto al fuego en Gaza?  En la opinión de Raúl González, experto militar, China está jugando con el tiempo.

            “No tiene prisa, ni rehúye la posibilidad de erigirse como un líder a nivel  mundial… simplemente sabe dónde están los mercados y  para eso  ha creado la Nueva Ruta de la Seda, que es su collar de perlas e intenta influir en  África y  en Sudamérica para abrir nuevas rutas comerciales que le lleven a tener la posibilidad de comerciar  de  una forma global”, afirma.

            Hay que tener en cuenta, agrega el analista del Instituto para el Desarrollo de la Inteligencia en el Ámbito del Terrorismo, Seguridad y Defensa (IDITESDE) que también China tiene un conflicto con Rusia por las rutas del Ártico. El comercio y el consumo son dos  aristas de peso específico para el gigante asiático en el camino de su expansión.

            “En este momento, China no quiere  granjearse enemistades,    ni polarizar. De por sí   la situación ya está bastante polarizada  y a Beijing, para sus propósitos, le conviene tener un perfil bajo que le permita tener  influencia mediante inversiones en puertos e infraestructuras en terceros países que le acerquen más los mercados a su producción”, de acuerdo con el coronel español.

            China, agrega González, sabe que con el tiempo llegará a ese liderazgo  pero ahora no le interesa entrar en conflicto directamente con Estados Unidos  para no tener un déficit económico. “Ya la economía china tiene bastantes problemas con su  burbuja  inmobiliaria y quiere consolidar su crecimiento económico”.

            En el mismo sentido, Javier Jiménez Olmos, doctor en paz por la UNED, subraya que China ante  los conflicto bélicos actuales ha decidido mantener  un bajo perfil que ya practicaba últimamente bajo elsoftpower.

            “A China le interesa sobre todo conservar su poder económico y también financiero y por lo tanto no quiere problemas con terceros países ni alinearse claramente con uno y con otro; aunque, evidentemente su posición es siempre más cercana a Rusia”, destaca el también miembro del Observatorio para la Paz de Zaragoza.

            Jiménez Olmos que también tiene una formación como estratega militar al igual que González, recuerda que el foco de atención de Beijing se centra en el mar de China y todos los estrechos relacionados con la entrada y salida del mar de China.

            “Tiene un interés enorme para proteger sobre todo su comercio. No digamos Taiwán  que para China es siempre una parte de  su reivindicación; no sabemos, hasta qué punto, va a llegar probablemente en un futuro  a derivar en un conflicto más grave”, apunta.

            Con varios libros sobre análisis internacional, Jiménez Olmos señala que la alineación o no de China respecto al tema de Gaza está por el reconocimiento de la solución de los Dos Estados (Two State Solution); esto es a favor del estado de Palestina y del estado de Israel.

            “Sin embargo, no tiene una actitud muy beligerante por la misma razón y tampoco  se alinea claramente con Israel porque recordemos que China tiene la región de Xinjiang, de mayoría musulmana, que hace frontera con países de  mayoría musulmana.  Entonces no le interesa soliviantar a  todas estas poblaciones. En resumen, China trata de nadar y de guardar la ropa porque sobre todo está interesada en su política exterior de softpower a través del comercio mas que por asuntos belicistas”,  a juicio de Jiménez Olmos.

Con Europa las relaciones se enturbian

Durante su intervención en el foro empresarial en Sevilla, el embajador Yao Ying, defendió que China no es un riesgo y llegó a llamar la atención al decir que en Beijing “preocupa esa percepción” que se pueda tener no solo en España, sino en el resto de la Unión Europea.

            “Observamos también con mucha atención que tenemos muchas sanciones y restricciones; hay políticas contra China o bien que señalan que no quieren recibir una serie de productos de proveedores chinos… vemos una serie de limitaciones”, de acuerdo con sus palabras.

            El diplomático continuó en su reproche: “Nos gustaría ver que Europa, que toda la UE, que es además un símbolo del multilateralismo y que ha creado una serie de leyes sin precedentes pueda facilitar el comercio internacional.  El problema actual que tenemos no es entre España y China; sino, entre China y la UE… solo queremos normas de mercado más justas así no habrá problemas comerciales”.

            En diciembre del año pasado, en Beijing, los dirigentes de la UE se reunieron con el presidente Jinping (hacía cuatro años que no se veían)  bastante interesados en el déficit comercial de Europa con el gigante asiático.

            «Necesitamos hacer que nuestra relación comercial y económica sea más recíproca y equilibrada», declaró   entonces Charles Michel, presidente del Consejo Europeo y agregó que el bloque espera que China tome medidas más concretas para aumentar el acceso al mercado para las empresas extranjeras.

En dicha ocasión, la presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, reiteró la necesidad de  buscar un balance comercial más equilibrado porque “políticamente” los líderes europeos no podrán tolerar que nuestra base industrial se vea socavada por la competencia desleal.

La UE señala que tiene un déficit comercial con China, superior a los  400 mil millones de dólares, resultado de las  facilidades para que los empresarios chinos vendan sus productos en la UE y las dificultades, en  política comercial,  para que los empresarios europeos y sus productos entren en  los mercados chinos. También los europeos acusan  a China de no ceder para llevar a cabo una investigación antisubsidios de la UE sobre los vehículos eléctricos chinos

De acuerdo con Euroactiv, el comercio de bienes entre China y la UE en 2023, aunque disminuyó, aún se situó en 783 mil millones de dólares, lo que representa un promedio de casi 1.5 millones de dólares de intercambios comerciales por minuto.

Las importaciones chinas de maquinaria, productos farmacéuticos y bebidas alcohólicas procedentes de la UE crecieron un 15.7%, un 13.7% y un 6.1%, respectivamente. Al mismo tiempo, las exportaciones chinas de nuevos productos energéticos, electrónicos y otras materias primas a la UE han acelerado las transiciones ecológica y digital de Europa.

Según las estadísticas chinas, el stock de inversión bidireccional entre China y la UE superó los 250 mil millones de dólares a finales de 2023. La inversión de la UE en China en 2023 fue de 10 mil 600 millones de dólares, un 5.5% más, superando los 10 mil millones de dólares por segundo año consecutivo. En el mismo período, la inversión de China en la UE fue de 8 mil 200 millones de dólares, un 17.4% más.

            La realidad es que si bien a la UE le interesa expandirse en China hay  vientos de desconfianza y recelo hacia las políticas de subsidios chinas y hacia el rol estratégico de China en el mundo.

            Desde junio de 2023, la Comisión Europea anunció  medidas para bloquear a las empresas chinas Huawei y ZTE y dejar de contratar operadores que utilicen equipos chinos.

El Ejecutivo de la UE y los expertos en ciberseguridad de los países miembros presentaron un informe para reducir su dependencia hacia los fabricantes chinos de equipos de telecomunicaciones.

En el documento se señala que Huawei y ZTE suponen “riesgos más altos” que otros proveedores de 5G. A partir de entonces, casi la totalidad de los países miembros de la UE, están adoptando o bien preparando, medidas legislativas para permitir que los servicios de seguridad bloqueen los contratos con Huawei.  Hay un enorme recelo hacia Beijing y su astuta forma de penetrar en los países y en los mercados.

Articulo de la semana

Menos del 3% de los mexicanos en el extranjero votarán el 2 de junio

El próximo 2 de junio habrá elecciones presidenciales en México y por vez primera, saldrá victoriosa una mujer y todo apunta que será Claudia...

Entrevista exclusiva